Audioclasica

GEORGE LONDON

ENTRE DIOSES Y DEMONIOS Película dirigida por Marita Stocker. Bonus: Fragmentos de ópera y canciones ARTHAUS MUSIK 101473 DVD 60 + 95 MIN 2011 Subtítulos en español, inglés, francés, alemán e italiano NTSC 16:9 PCM Stereo  Imagen: ** / Valoración: *** Distribución: Ferysa   Con el mismo título que el libro biográfico sobre George London escrito por su viuda, Nora London, y publicado en 2005 por la editorial Baskerville, aparece ahora esta película dirigida por Marita Stocker. Damos este dato porque creemos que el fin de la misma es servir como complemento al libro antes citado, ya que en la…

D GeorgeLondonENTRE DIOSES Y DEMONIOS

Película dirigida por Marita Stocker. Bonus: Fragmentos de ópera y canciones

ARTHAUS MUSIK 101473 DVD 60 + 95 MIN 2011

Subtítulos en español, inglés, francés, alemán e italiano

NTSC 16:9 PCM Stereo 

Imagen: ** / Valoración: ***

Distribución: Ferysa

 

Con el mismo título que el libro biográfico sobre George London escrito por su viuda, Nora London, y publicado en 2005 por la editorial Baskerville, aparece ahora esta película dirigida por Marita Stocker. Damos este dato porque creemos que el fin de la misma es servir como complemento al libro antes citado, ya que en la película se elude a información que parece darse por sabida, y que sin conocer previamente la biografía del artista es difícil de entender.

Sirva como ejemplo que los diversos invitados que hablan sobre el cantante repiten que la suya era una vida cargada de tragedia, pero no se explica en ningún momento el porqué de estas afirmaciones. Se elude hablar sobre su difícil infancia, como hijo de emigrantes rusos en Canadá, donde nace, y Estados Unidos; de los problemas que generó su origen judío a la hora de incorporarse a la plantilla habitual del Festival de Bayreuth; de la enfermedad que le llevó a la parálisis en una de sus cuerdas, por lo que tuvo que retirarse prematuramente de los escenarios; o de su trágico final, ya que murió a consecuencia de un infarto al corazón que le dejo en estado de coma durante 8 años. Sobre todo esto se habla de pasada, sin profundizar. Baste decir que entre los invitados concurre un médico otorrino para hacernos saber algo que nadie podría imaginar: que perder la voz es de las peores cosas que le pueden suceder a un cantante. Salvo los testimonios algo más interesantes de cantantes que fueron alumnos suyos, como Catherine Malfitano, Deborah Polaski o Neill Shicoff, todo lo demás se convierte en un panegírico de carácter dogmático, ya que no se aporta prácticamente ningún razonamiento que justifique el porqué de la excelencia del artista.

Al margen de las cualidades del documental, George London fue, sin duda, uno de los mejores cantantes de su generación y, reconozcámoslo, uno de los más importantes del pasado siglo. Su voz de barítono dramático, o barítono-bajo como él se definía, poseía una oscuridad de timbre que le otorgaba una gran rotundidad a su sonido. Su color cavernoso le hacía ideal para los papeles dramáticos en los que destacó: Amfortas, Wotan o, por encima de todos, Boris Godunov. Uno de los hitos más conocidos de su carrera es el hecho de haber sido el primer cantante no nacido en Rusia (y norteamericano además) invitado a cantar en el Teatro Bolshoi en plena era comunista, en el papel del trágico zar. London basaba su arte en un fraseo elegante, un fantástico legato y una perfecta pronunciación tanto alemana como francesa. Su dicción italiana, aunque buena, se ve lastrada a veces por unas vocales un tanto cerradas, algo que a nuestro parecer le resta algo de autenticidad a sus interpretaciones mozartianas más aplaudidas (Don Giovanni y el Conde de Le nozze di Figaro). Por todo lo dicho, lo auténticamente interesante del DVD se encuentra en los bonus, en los que podemos ver filmaciones provenientes mayoritariamente de platós televisivos y alguna de salas de concierto, y disfrutar de la voz y el arte de London; y aunque su gestualidad resulte hoy muy anticuada, nos da una perfecta idea de cómo ha evolucionado la interpretación actoral durante la segunda mitad del siglo XX. Un buen complemento al libro arriba citado, que desafortunadamente sólo se encuentra en lengua inglesa, y un merecido homenaje a un artista excelso.

 

Raúl Sánchez