Audioclasica

19.III.2013. Sin complejos

  OVIEDO. XX Festival de Zarzuela 19-III-2013   SÁNCHEZ, FERRÁNDEZ RODRÏGUEZ-NORTON, VIANA. OVIEDO FILARMONÍA. CAPILLA POLIFÓNICA CIUDAD DE OVIEDO. PABLO MIELGO; dirección musical.   Vicente Lleó: La Corte de Faraón Aforo: 1.140 Asistencia: 95%   El Festival de Zarzuela de Oviedo arranca desafiando a la crisis. Reducido a sólo tres títulos y un concierto-recital, ha volcado sus esfuerzos en cuidar al máximo la calidad de los mismos. Buena prueba de ello es esta Corte de Faraón, coproducción del Campoamor y el Arriaga que, con dirección escénica de Emilio Sagi, apuesta por la belleza y el mimo hacia la obra de…

 

OVIEDO. XX Festival de Zarzuela

19-III-2013

 

SÁNCHEZ, FERRÁNDEZ RODRÏGUEZ-NORTON, VIANA. OVIEDO FILARMONÍA. CAPILLA POLIFÓNICA CIUDAD DE OVIEDO. PABLO MIELGO; dirección musical.

 

Vicente Lleó: La Corte de Faraón

Aforo: 1.140 Asistencia: 95%

 

El Festival de Zarzuela de Oviedo arranca desafiando a la crisis. Reducido a sólo tres títulos y un concierto-recital, ha volcado sus esfuerzos en cuidar al máximo la calidad de los mismos. Buena prueba de ello es esta Corte de Faraón, coproducción del Campoamor y el Arriaga que, con dirección escénica de Emilio Sagi, apuesta por la belleza y el mimo hacia la obra de Lleó en cada cuadro. Apoyada en una gran escenografía de Daniel Bianco y el magnífico trabajo de iluminación de Eduardo Bravo el resultado fue un espectáculo visual como se recuerdan pocos dentro de la lírica española.

Las voces acompañaron a esta puesta en escena, con el trío de Putifar, Lota y José (Asier Sánchez, Sandra Ferrández y Jorge Rodríguez-Norton) rayando a gran nivel vocal. Pero el verdadero protagonista es Enrique Viana que, transformado en Sul la Babilónica, regala media hora de añadido en el más puro estilo de este tenor inclasificable, que ha conseguido adaptar su personaje (con sus chistes recurrentes), modelado durante tantos años en sus espectáculos, a una función que en principio poco tendría que ver con ese mundo. Su aparición es un solo de aire fresco para el título, que consigue alargarlo hasta más allá de la hora y media para eliminar el problema de la excesivamente corta duración de la opereta bíblica.

Pablo Mielgo, en el foso, busca extraer la belleza de los pasajes escritos por Lleó, a menudo injustamente despreciados y casi siempre maltratados en revistas y vodeviles varios. La Oviedo Filarmonía, la Capilla Polifónica y el ballet (con coreografía de Nuria Castejón) contribuyen con su labor a elevar muchos enteros la calidad de una función destinada a celebrar la vida (y la sexualidad) sin complejos. Algo que se agradece en estos tiempos.

Alejandro G. Villalibre

Crédito: Foto Alfonso

Pie de foto: Enrique Viana como Sul