Audioclasica

18.IV.2013. Peculiar y logrado enfoque

    BOLOÑA. TEMPORADA OPERA. TEATRO COMUNALE 18-IV-2013 MARIELLA DEVIA, CARMELA REMIGIO, AQUILES MACHADO, SERGEI ARTAMONOV. CORO Y OARQUESTA DEL TEATRO. FEDERICO TIEZZI: dirección escénica. MICHELE MARIOTI: director musical   Bellini: Norma Aforo: 1.034 Asistencia: 100% Debutar el papel protagónico de esta obra a una edad avanzada en la carrera es un riesgo. Mariella Devia ha sabido siempre calcular bien y esta vez no ha sido excepción. Probablemente no le quede mucho tiempo para volver a hacerlo, pero ha sentado cátedra casi en cada frase a fuer de artista honesta, profunda conocedora de estilo y técnica, y de no intentar…


 

 

BOLOÑA. TEMPORADA OPERA. TEATRO COMUNALE


18-IV-2013

MARIELLA DEVIA, CARMELA REMIGIO, AQUILES MACHADO, SERGEI ARTAMONOV. CORO Y OARQUESTA DEL TEATRO. FEDERICO TIEZZI: dirección escénica. MICHELE MARIOTI: director musical

 

Bellini: Norma


Aforo: 1.034 Asistencia: 100%

Debutar el papel protagónico de esta obra a una edad avanzada en la carrera es un riesgo. Mariella Devia ha sabido siempre calcular bien y esta vez no ha sido excepción. Probablemente no le quede mucho tiempo para volver a hacerlo, pero ha sentado cátedra casi en cada frase a fuer de artista honesta, profunda conocedora de estilo y técnica, y de no intentar ser de otra manera. Ahí están sus agudos de líricoligera, pero sin intentar dar gato por liebre ni mantenerlos una eternidad o interpolar adornos o pianísimos en cuanto se pueda (desfigurando de paso la línea vocal y el personaje). Su grave y su centro son en teoría escasos para la parte, pero con un timbre más velado consigue, sin forzar, casi todos los efectos (el recitativo de entrada y el principio del segundo acto son dos claros ejemplos). Y con la fría y exagerada (sí, se puede lograr ambas cosas a la vez por lo visto) producción de Tiezzi (dotada además de un telón de juzgado de guardia) no pudo recurrir más que a sí misma. Y a Mariotti, claro, que dejó bien sentado su clase superior en una obra tan difícil como esta, empezando por una obertura que tuvo todos los planos que requiere y merece y un ‘acompañamiento’ que no fue tal sino un tejido que se entrelazaba a las voces (en particular en los dúos femeninos; el trío final del primer acto fue hasta demasiado ‘íntimo’ para mi gusto, que cuenta como eso: gusto). Remigio fue una buena ‘Adalgisa soprano’ (o sea lo que en su origen escribió Bellini): sin duda le cae mejor este papel que el de la protagonista, pero tendría que poseer un timbre más contrapuesto al de Devia para surtir todo el debido efecto. Machado cantó bien tras un aria de entrada (dificilísima) que lo vio vacilante en algún agudo. El bajo Artamonov tiene un material interesante que tiene que plegar más para las exigencias del belcanto; por eso no fue sorprendente que la segunda de sus intervenciones (el aria escrita por Wagner en sustitución de la muy superior original –una decisión poco feliz tanto si fue por homenajear a Wagner como por sorprender con algo ‘novedoso’). Correctos los secundarios, y muy buenas las prestaciones de orquesta y coro. El teatro vibró como en las grandes ocasiones, porque sin duda ésta fue una de ellas.

Jorge Binaghi

Crédito: Foto Rocco Casaluci

Pie de foto: Mariella Devia