Audioclasica

BELLINI

LA SONÁMBULA Orquesta del Teatro Lírico de Cagliari. Maurizio Benini, director. Gutiérrez, Siragusa, Alaimo, Pastrana DYNAMIC Blu-ray 55616 141MIN 2008 Subtítulos en italiano, inglés, francés, alemán y español 16:9 PCM 2.0 / DD 5.1 / DTS-HD 5.1 1080i Imagen: **** / Valoración: ***   La sonnambula de Bellini conoce ya tres grabaciones en formato audiovisual, con protagonistas de gran interés como son Anna Moffo (VAI/1956), Eva Mei (TDK-ArtHaus Musik/2004) y Natalie Dessay (Decca/2009). Dynamic ya había lanzado en DVD esta grabación procedente del Teatro Lírico de Cagliari, y ahora es la primera en plasmarse en formato Blu-ray. Amina es un…

D Bellini SonnambulaLA SONÁMBULA

Orquesta del Teatro Lírico de Cagliari. Maurizio Benini, director. Gutiérrez, Siragusa, Alaimo, Pastrana

DYNAMIC Blu-ray 55616 141MIN 2008

Subtítulos en italiano, inglés, francés, alemán y español

16:9 PCM 2.0 / DD 5.1 / DTS-HD 5.1 1080i

Imagen: **** / Valoración: ***

 

La sonnambula de Bellini conoce ya tres grabaciones en formato audiovisual, con protagonistas de gran interés como son Anna Moffo (VAI/1956), Eva Mei (TDK-ArtHaus Musik/2004) y Natalie Dessay (Decca/2009). Dynamic ya había lanzado en DVD esta grabación procedente del Teatro Lírico de Cagliari, y ahora es la primera en plasmarse en formato Blu-ray.

Amina es un papel que han hecho propio las sopranos ligeras como las tres citadas más arriba, pero cabe recordar otras insignes representantes como Galli-Curci, Tetrazzini, Pagliughi o Scotto. Ciertamente Callas y Sutherland, las mayores exponentes del siglo XX, no entran en esa categoría por espesor vocal y cualidad tímbrica. Salvando todas las distancias, Eglise Gutiérrez está más cercana a las dos últimas que a todas las anteriores. Efectivamente, la cubano-americana, que se está haciendo un nombre con personajes del repertorio clásico de coloratura (ahí están las grabaciones de Linda di Chamounix en Opera Rara y el Hada de Cendrillon en Virgin), afronta el papel con una voz más oscura y un instrumento que asemeja por espesor al de una lírica con una notable extensión en el registro agudo. En este sentido ofrece resultados diferentes a los de voces más brillantes y ligeras, a la vez que maneja con soltura la coloratura, bien variada, sobre todo hacia el registro agudo en busca de espectacularidad, a pesar de ciertos sonidos un tanto descimbrados. Además, conoce el estilo. Sin embargo, el resultado final sería más interesante si no hubiera sensación de que estamos ante un largo concierto más que ante una representación escénica. Es verdad que el papel no tiene mucha sustancia y no ofrece grandes momentos dramáticos, pero la inercia interpretativa supera todas las expectativas, y ni siquiera la cabaletta “Ah! Non giunge” logra transmitir la explosión de alegría que debería. Tiene que ver, a buen seguro, los tiempos lentísimos, no se sabe si idea de la soprano o del director, que tampoco termina de aprovechar la oportunidad con el tenor en “Ah perché non posso odiarti”. Sin duda otro factor que incrementa esta percepción es la producción liderada por Hugo de Ana, que concibe la ópera como una sucesión de cuadros bucólicos de un entorno rural idealizado, de un estatismo asombroso, con personajes ricamente ataviados. En este sentido, las joyas de Amina recuerdan las que lucía Maria Malibrán en el papel.

A su lado Antonino Siragusa, cantante habitualmente implicado en montajes exigentes desde un punto de vista teatral en obras de bel canto –para ejemplo su grabación como Ladislao en Sigismondo de Rossini– revela mayores dotes como actor, a pesar de que tampoco tiene mucho que hacer. Su recitado es más vivaz, como su fraseo en el canto. De hecho, su experiencia en el Rossini serio es ideal para recordar los inicios de Giovanni Battista Rubini, más que mirar al futuro, como hicieron otras voces más avezadas en el repertorio romántico como Kraus o Pavarotti. En esta línea su prueba es tan válida como la de Juan Diego Flórez. Les separan sin embargo los instrumentos: más cálido el del peruano, con sonidos más metálicos y nasales el del italiano; más ligero el del primero, con más cuerpo el del segundo. Con todo, está más matizado que en otras ocasiones, con unas medias voces muy adecuadas, particularmente en los dúos con la soprano, “Prendi, l’anel ti dono” y “Son geloso del zeffiro errante”, donde sale a relucir un notable canto ligado y las agilidades son resueltas sin problemas. Sin embargo, tenor ligero al fin y al cabo, no termina de empastar bien con los sonidos más mórbidos, oscuros y aterciopelados de Gutiérrez, aunque esta observación sea un apunte de reparto más que una tacha en sí misma.

Simone Alaimo, con un instrumento que no es particularmente rico o atractivo, y evidencias del recurso al parlato en el canto de los últimos años, es una agradable sorpresa como Conte Rodolfo. Siempre ha sido un gran actor sobre el escenario, con dotes evidentes para la comedia (Dulcamara, Don Basilio, Mustafà), y en esta ocasión otorga toda la autoridad que el papel requiere, vocal y moral. La frecuentación de Rossini y Donizetti ha mantenido la voz flexible, y aprovecha su aria para reclamar la atención que merece. Sandra Pastrana es una Lisa petulante, como corresponde al personaje, y resuelve correctamente la parte, mientras la Teresa de Gabriella Colecchia suena menos gastada de lo habitual.

Maurizio Benini ha obtenido importantes resultados en otros títulos de bel canto, particularmente en Rossini, y su elección para este Bellini prometía más de lo que el resultado final confirma. Cumple con lo mínimo que cabía esperar, una dirección competente, obtiene sonoridades bellas de una orquesta disciplinada, pero que no se encuentra entre las primeras formaciones italianas. Sin embargo, los tiempos lentísimos que señalaba antes hacen que decaiga la tensión en demasiadas ocasiones, con lo que queda el hedonismo de un canto bello y el interés que suscitan la música y los intérpretes por sí mismos por encima del drama.

En conclusión, una opción disfrutable del título, con elementos interesantes y otros no del todo conseguidos.

Raúl González Arévalo