Audioclasica

14 al 30.VI.2013. No más traducciones, por favor

    INFEKTION! Festival für Neues Musiktheater. Staatsoper im Schiller Theater Berlin. 14 al 30-VI-2013 STAATSKAPELLE BERLIN, STAATSOPERNCHOR, AKADEMIE FÜR ALTE MUSIK BERLIN, ETC. Asistencia media: 77% No se piensen que es sólo un problema español eso de proyectar obras con unos presupuestos y plazos que acaban dilatándose sine die. Los periódicos alemanes (y en especial en cuanto a Berlín atañe) están llenos de noticias similares. Una de estas historias es la de la Deutsche Staatsoper, que cerró las puertas de Unter den Linden allá por 2010 para una prometedora remodelación que, lejos de haber concluido a fecha de hoy,…


 

 

INFEKTION! Festival für Neues Musiktheater. Staatsoper im Schiller Theater Berlin.

14 al 30-VI-2013

STAATSKAPELLE BERLIN, STAATSOPERNCHOR, AKADEMIE FÜR ALTE MUSIK BERLIN, ETC.

Asistencia media: 77%

No se piensen que es sólo un problema español eso de proyectar obras con unos presupuestos y plazos que acaban dilatándose sine die. Los periódicos alemanes (y en especial en cuanto a Berlín atañe) están llenos de noticias similares. Una de estas historias es la de la Deutsche Staatsoper, que cerró las puertas de Unter den Linden allá por 2010 para una prometedora remodelación que, lejos de haber concluido a fecha de hoy, tal y como estaba previsto, no tendrá lugar hasta entrada la temporada 2015/2016. Así que el equipo de la “Staatsoper im Exil” (“en el exilio” como se refieren ya a sí mismos) de momento seguirá en el Schiller Theater. Un teatro algo más pequeño y modesto pero que sin embargo para festivales como INFEKTION!, dedicados a la ópera y al teatro musical contemporáneos, resulta especialmente interesante.

El festival comenzó con un clásico ya del repertorio: Las Récitations de Georges Aperghis, que demostraron soberbiamente estar en plena forma y vigencia tras cumplirse 30 años de su estreno. Y eso que tuvieron que soportar alguna que otra “peculiaridad” en esta versión, como por ejemplo la traducción de las partes más inteligibles del texto. Sí, el teatro musical del compositor griego, tan caracterizado tímbricamente y musicalmente por su especial imbricación con la lengua francesa y su modulación entre el registro cuerdo y el cauchemar, apareció aquí parcialmente traducido; y, claro, “Wie das” no tiene la misma gracia que “Comme ça”, ni mucho menos “Manchmal” (marcadamente tético y troqueo) puede encajar con la condensación anacrúsica anterior a cada repetición del “Parfois” original, por poner tan sólo un par de ejemplos de palabras-pilares en distintas Récitations. Inteligibilidad por tanto en detrimento del purismo en un propuesta que se alejaba del Teatro Musical y se acercaba más bien a una performance sobre las 14 piezas interpretadas, por cierto, en orden (otra “sorpresa” bien discutible respecto de la concepción original). En cualquier caso el planteamiento vivo, divertido, con la participación del público y en ausencia de partitura, siempre a propósito de la lucha de las necesidades del no-personaje con el instrumental del Taller del teatro (pues ahí se realizó), extintores y sistema de alarma incluidos, fue defendido durante los 80 minutos por Uta Buchheister con notable éxito.  

Pero quizá la propuesta más redonda vino por parte del equipo que dio vida al estreno de “AscheMOND” [Luna de ceniza] de Helmut Oehring sobre el “The Fairy Queen” de Purcell. Un espectáculo técnicamente complejo por las distintas relaciones que la música del compositor contemporáneo suponía sobre la música del compositor barroco, por la coordinación de las diferentes orquestas (la Staatskapelle Berlin, la Academia de Música Antigua de Berlín y una comparsa de jazz), por la genial escenografía de Claus Guth en una casa que no cesaba de rotar durante las 2 horas y media, el papel del coro en Lengua de signos (el idioma materno del compositor) y, quizá lo más elogiable, el papel de los cantantes, que tenían además que hacer frente a cosas tan diversas como venir de pasajes con sobrepresión de voz, luego abordar una coreografía y finalmente atacar con ligereza una aria de Purcell. Todo se aunó en el producto final más redondo de esta edición, tan sólo empañado por un detalle que hay que criticar: No es de recibo que un espectáculo en el que, al fin y al cabo, Purcell supone la mitad del tiempo, aparezca en el catálogo, en los carteles y en los libretos como netamente de Oehring, por mucho que luego sea lo primero que se explique en la segunda página.  

Por su lado, el interés a priori de la representación de la ópera Hanjo de Toshio Hosokawa podía residir en conocer cómo la música orquestal del compositor japonés – caracterizada por grandes frisos de texturas nerviosas e iridiscentes en sí mismas pero ciertamente no-dramáticas en su evolución temporal – se adaptaba al género operístico. Sin embargo, tras ser uno informado de la puesta en escena, con una imponente vía de ferrocarril que sale del escenario e invade el patio de butacas, con los músicos dispuestos por todo el escenario con un maquillaje a modo de camuflaje en él, así como tras leer las notas al programa en las que el compositor explicaba – cómo no – las referencias de rigor al Teatro Nō, uno se esperaba ciertamente algo más que una anodina historia que, además, en su versión en inglés, perdía por completo cualquier atisbo exótico o que se saliera sencillamente de lo ramplón. Por la relación que se traían los 3 personajes, casi diríamos que presenciamos un L’amour de loin de juguete (en este caso con una anti-Celestina) que, aunque sin molestar, apenas se sostenía en pié en sus escasos 80 minutos de duración.

Repasando “Infecciones” de años anteriores, no parece que esta edición haya sido la más notable. Justamente se acaba de anunciar ya la del próximo año, apostando por valores seguros como varias óperas de Sciarrino, la eterna Neither de Feldman y la reposición de, como decimos, el producto más logrado de esta edición: el AscheMOND de Oehring y Purcell. El próximo junio volveremos pues a dejarnos infectar.

Óscar Piniella

Crédito: Stephanie Lehmann

Pie de foto: Uta Buchheister en la interpretación de las Récitations de George Aperghis