Audioclasica

CAGE

ÉTUDES AUSTRALES Sabine Liebner, piano WERGO 5740 2 DDD 4 CD 2010-2011 Sonido: *** / Valoración: *** Distribuidor: Diverdi   Promotora discográfica incansable de la escuela de Nueva York (Feldman, Wolff) y de otros compositores de difícil clasificación (Ustvolskaia),la pianista residente en Munich Sabine Liebner nos informa, en la entrevista que se incorpora a esta grabación de Wergo, de las dificultades conceptuales y técnicas que se esconden en el acercamiento a estos Études australes (1974/75), de John Cage, treinta y dos instantáneas de un “paisaje por el que el pianista ha de viajar por sí mismo” sin perder la coherencia…

A Cage WergoÉTUDES AUSTRALES

Sabine Liebner, piano

WERGO 5740 2 DDD 4 CD 2010-2011

Sonido: *** / Valoración: ***

Distribuidor: Diverdi

 

Promotora discográfica incansable de la escuela de Nueva York (Feldman, Wolff) y de otros compositores de difícil clasificación (Ustvolskaia),la pianista residente en Munich Sabine Liebner nos informa, en la entrevista que se incorpora a esta grabación de Wergo, de las dificultades conceptuales y técnicas que se esconden en el acercamiento a estos Études australes (1974/75), de John Cage, treinta y dos instantáneas de un “paisaje por el que el pianista ha de viajar por sí mismo” sin perder la coherencia general en la propuesta, concebida para una escucha continua.

El punto de partida de su escritura aúna dos de las estrategias aleatorias empleadas por el compositor estadounidense de manera recurrente, las operaciones combinatorias sobre el I Ching y la traducción musical –no solo en términos de ataque, sino también de resonancia, equiparada al espacio interestelar– de cartas astronómicas (Atlas eclipticalis), en este caso propias del hemisferio meridional.

La consecución de un concepto armónico propio, la economía en la densidad de eventos sonoros, la oposición entre sonidos aislados y agregados acordales y, especialmente, la necesidad de un tratamiento diferenciado e independiente del material confiado a cada mano del intérprete, que recorre toda la tesitura del piano, exigen (y logran de Liebner) un compromiso absoluto con la estética cageana, que se traslada a una audición, en este caso, tan ardua como fecunda.

Germán Gan Quesada