Audioclasica

San Ildefonso en una portada privilegiada

greco copia

Durante los siglos XVI y XVII asistimos al auge de una apasionante práctica que la Estética (y aún la filosofía y sociología de la música) ha denominado como Emblemática musical. Es éste un concepto fundamental que rodea gran parte de la porducción musical del Renacimiento y Barroco, pero poco conocido por el gran público. Tal circunstancia es debida a que la edición (transcripción y reedición) de partituras y discos nos alejan de las funetes impresas originales. Si nos asomamos a este críptico universo, podemos descubrir de qué manera el símbolo, la analogía o el jeroglífico conviven sutilmente en las portadas…

greco copia

Durante los siglos XVI y XVII asistimos al auge de una apasionante práctica que la Estética (y aún la filosofía y sociología de la música) ha denominado como Emblemática musical. Es éste un concepto fundamental que rodea gran parte de la porducción musical del Renacimiento y Barroco, pero poco conocido por el gran público. Tal circunstancia es debida a que la edición (transcripción y reedición) de partituras y discos nos alejan de las funetes impresas originales. Si nos asomamos a este críptico universo, podemos descubrir de qué manera el símbolo, la analogía o el jeroglífico conviven sutilmente en las portadas de los libros de música de toda Europa con el objetivo de defender la religión, a un gran señor, un ideal elevado, o la propia música. Aquí tenemos un interesante ejemplo, traído de la mano del musicólogo y gregorianista Juan Carlos Asensio, escrito con ocasión de la festividad de San Ildefonso, y que nos presenta la portada del Liber Primus Missarum de Alonso Lobo, uno de nuestros grandes creadores del Renacimiento.

 

Durante los siglos XVI y XVII asistimos al auge de una apasionante práctica que la Estética (y aún la filosofía y sociología de la música) ha denominado como Emblemática musical. Es éste un concepto fundamental que rodea gran parte de la porducción musical del Renacimiento y Barroco, pero poco conocido por el gran público. Tal circunstancia es debida a que la edición (transcripción y reedición) de partituras y discos nos alejan de las funetes impresas originales. Si nos asomamos a este críptico universo, podemos descubrir de qué manera el símbolo, la analogía o el jeroglífico conviven sutilmente en las portadas de los libros de música de toda Europa con el objetivo de defender la religión, a un gran señor, un ideal elevado, o la propia música. Aquí tenemos un interesante ejemplo, traído de la mano del musicólogo y gregorianista Juan Carlos Asensio, escrito con ocasión de la festividad de San Ildefonso, y que nos presenta la portada del Liber Primus Missarum de Alonso Lobo, uno de nuestros grandes creadores del Renacimiento.

 

Hoy, 23 de enero, se celebra la fiesta de san Ildefonso, el santo hispano tan ligado a la ciudad de Toledo. La iconografía suele representarle en el momento en el que la Virgen le impone una casulla, según la tradición, la noche del 18 de diciembre del año 665. Esta situación ha sido la que ha motivado que la mayoría de las imágenes pictóricas o escultóricas del santo lo sean en ese momento –una de las excepciones es la de El Greco, cuyo centenario de su muerte celebramos este año, que le representa en otra actitud, como podéis ver en la siguiente ilustración. 

greco

San Ildefonso, según El Greco.

Pero el propósito de estas líneas es presentaros uno de los documentos musicales más relevantes de la música española del Renacimiento, cuya portada representa entre otras muchas cosas esta escena de María imponiendo la casulla al santo. Me refiero al Liber Primus Missarum del compositor Alonso Lobo, editado en la Imprenta Real, por el impresos Juan de Flandes –o Juan Flamenco­– en Madrid el año 1602, en los años de magisterio de capilla en la Primada de su autor. Lo que a continuación os expongo es un resumen –traducido al castellano de un artículo que publiqué hace un par de años en el libro homenaje a Bruno Turner, una de las personas a quien más debe la polifonía y el canto llano hispano desde hace más de cuarenta años. En las siguientes líneas pretendo mostraros la portada de este impreso, una de las que más alegorías musicales tiene de las ideadas en la época y en la que además, se representa la imagen de la Virgen e Ildefonso.
El Liber Primus Missarum de Alonso Lobo de Borja es uno de los impresos más difundidos de la época. En una reciente publicación dedicada a la imprenta en el mundo ibérico se incluye un apéndice con un somero catálogo de música polifónica impresa en Iberia entre 1535 y 1648 en el que nuestro impreso figura con el número 25. En la ficha se añaden con las siglas RISM las copias existentes. Ciertamente el libro de misas de Alonso Lobo está presente en muchos lugares, prueba no solamente de su rápida difusión, sino del aprecio que se tenía por la música de este autor, existiendo copias en España en el Archivo de la Catedral de Badajoz [E-BA], en la Catedral de Córdoba [E-C], Capilla Real de Granada [E-GRcr], Catedral de Jaén [E-JA], Archivo de Música del Monasterio de Santa María de Montserrat [E-MO], Colegio y Seminario del Corpus Christi y del Patriarca en Valencia [E-VAcp] y en el Archivo de Música del Cabildo de la Catedral de Zaragoza [E-Zac]. Fuera de la Península encontramos copias en Roma, en el archivo de san Juan de Letrán [I-Rsg], Archivo Capitular de santa María la Mayor [I-Rsm], Biblioteca Apostólica Vaticana, Capilla Sixtina [I-Rvatsistina], Biblioteca Apostólica Vaticana, Capella Giulia.  En México, archivo de la Catedral, en la ciudades de Oaxaca, Guadalajara o Morelia y en  Archivo de la Catedral de Puebla. Por último existe un ejemplar en la Biblioteca General de la Universidad de Coimbra (Portugal) [P-C]. Recientemente un grupo de colegas pudimos ver un ejemplar en magnífico estado de conservación en un taller privado de restauración que procedía del Colegio de los Ingleses de Valladolid. Era la primera vez que, al menos yo, veía la portada de manera directa.

panoramica toledo

Vista de la ciudad de Toledo.

Tenemos la fortuna de conservar el contrato de impresión entre el compositor y el impresor real, Julio Junti, y la carta de pago fechada el 4 de marzo de 1603, lo cual nos permite conocer que el contrato para la impresión del libro fue firmado ante notario en Madrid el 30 de agosto de 1602 y en él se especificaba que habían de imprimirse 130 copias de 137 hojas cada una. El número de ejemplares que se imprimieron permite constatar la importancia del libro y, el buen número de libros que todavía sobreviven, especialmente en el Nuevo Mundo donde se trata del impreso de esta época del que más copias sobreviven con ejemplares al menos en México capital, Guadalajara, Puebla, Morelia y Oaxaca. Meses después de firmado el contrato, el 28 de febrero de 1603, Lobo escribió una carta a su amigo Victoria desde Toledo a Madrid para que ultimara los detalles de la impresión mediante un acuerdo con el impresor con quien llegó a un acuerdo el 4 de marzo que se hizo efectivo mediante la entrega de un recibo por parte de Juan Flamenco –que actuaba como representante del Julio Junti de Modesti– a Victoria.

En la portada del Liber Primus Missarum, cuyo título exacto es Liber Primvs Missarum,/ Alphonsi Lobo de Borja,/ Sanctae Ecclesiae/ Toletanae, Hisp[aniarum Primatis,/ Portionarij, Musicesq[ue] Praefecti] aparece una imagen central en la que se reproduce la escena de la Virgen imponiéndole la casulla san Ildefonso asistida por unos ángeles. El libro está dedicado por Lobo al cabildo toledano, de ahí lo pertinente de la imagen. La escena está enmarcada por una serie de reproducciones de partituras y de instrumentos reproducidos con sumo cuidado. En la parte superior aparece el canon que comenta la escena: O Ildephonse, accipe vestem hanc. En la parte inferior aparece una orla con el busto del autor en el que sostiene en la mano un Kyrie eleison-Christe eleison en canon a 4 (rubricado F[uga] a 4). La imagen del autor esta encuadrada por una fuga a 3: Induit cum vestimento salutis et sacerdotes eius induant salutari, aludiendo una vez más a la escena de la Virgen imponiendo la casulla al santo toledano. Cada uno de los cánones llevan cuidadosamente anotado el correspondiente signum congruentiae para poder efectuar su resolución.  En el pie de la página figuran los datos de la impresión, Matriti, Ex Typographia Regia, M. DC II. Al final del manuscrito (p. 137) figura como colofón; Matriti apud Ioannem Flandrum, M. DC II.

El contenido completo del libro es el siguiente:

 

Liber Primvs Missarvm,/ Alphonsi Lobo de Borja,/ Sanctae Ecclesiae/ Toletanae, Hisp[aniarum]. Primatis,/ Portionarij, Musicesq[ue] Praefecti./ Matriti, ex Typographia Regia, M.DC II.

f. 1: In laudem

f. 1v: Index rerum

f. 2: [Dedicatoria]: Decano Senatuique Sanctae Ecclesiae Toletanae…

ff. 21v-22: Missa Beata Dei Genitrix,  a 6v

ff. 22v-44: Missa Maria Magdalene, a 6v

ff. 43v-68: Missa Prudentes virgines, a  5v

ff. 68v-85: Missa Petre, ego pro te rogavi, a 4v

ff. 85v-105: Missa Simile est regnum caelorum, a 4v

ff. 105v-118: Missa O rex gloriae, a 4v

ff. 118v-121: Motete O quam suavis, a 6v

ff. 121v-124: Motete Quam pulchri sunt, a 6v

ff. 124v-126: Antífona Ave regina caelorum,, a 5v

ff. 126-129: Motete Versa est in luctum, a 6v

ff. 129v-131: Motete Credo quod Redemptor, a 4v

ff. 131v-133: Motete Vivo ego, a 4v

ff. 133v-136, Antífona Ave Maria, a 8v

[Colophon:]Matriti apud Ioannem Flandrum, M.DC II.

A continuación os reproduzco la portada. Y en los pdf’s adjuntos va y la transcripción de los cánones –la copia en Finale cortesía de Esther Arranz– por si os animáis a interpretarlos. La obra de Alonso Lobo es otra de las muchas asignaturas pendientes de la música española.

                  portada lobo

Pincha en los siguientes enlaces para acceder a las partituras:
Partitura canon 1
Partitura canon 2
Partitura canon 3