Audioclasica

04.III.2014. Un libreto exigente

    PARIS. Théâtre Bouffes du Nord 04-03-2014 ASTRID BAS, recitadora. GEORGES LAVAUDANT, director de escena. ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN. JULIEN LEROY, director. Hèctor Parra: Te craindre en ton absence   Asistencia: 99%   Quien se hubiese acercado al último estreno dramático de Hèctor Parra con la expectativa de escuchar una ópera senso strictu partía de un apriorismo erróneo. En efecto, la tercera obra escénica del compositor catalán no encaja en dicha categoría si ésta se entiende de modo convencional: como subrayaba el folleto proporcionado en la entrada, el espectáculo ofrecido era de corte monodramático. El espectáculo invitaba por momentos incluso a…


 

 

PARIS. Théâtre Bouffes du Nord

04-03-2014

ASTRID BAS, recitadora. GEORGES LAVAUDANT, director de escena. ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN. JULIEN LEROY, director.

Hèctor Parra: Te craindre en ton absence

 

Asistencia: 99%

 

Quien se hubiese acercado al último estreno dramático de Hèctor Parra con la expectativa de escuchar una ópera senso strictu partía de un apriorismo erróneo. En efecto, la tercera obra escénica del compositor catalán no encaja en dicha categoría si ésta se entiende de modo convencional: como subrayaba el folleto proporcionado en la entrada, el espectáculo ofrecido era de corte monodramático. El espectáculo invitaba por momentos incluso a soñar con otras categorizaciones, como la propuesta por Jean-Jaques Rousseau en 1765 bajo el término melodrama (muy lejana a sus connotaciones negativas durante el siglo XIX): “un género de drama en el que palabras y música, en lugar de ir juntas, se escuchan sucesivamente, y donde la frase hablada es en cierto modo anunciada y preparada por la frase musical”. Un asistente al espectáculo podría recriminar que tal definición invocada para Te craindre en ton absence no ha lugar, dado que la mayor parte del tiempo el texto recitado y la música interactuaban. Los siguientes comentarios tratarán de justificar esta impresión.El espectáculo contaba con dos elementos de gran valor artístico. Por una parte, la escritora francesa de raíces senegalesas Marie NDiaye ha demostrado nuevamente sus grandes dotes literarias con un libreto de una brutal crudeza, pero revestido de un estilo tierno. A su vez, Parra ha firmado una partitura con numerosos pasajes musicales ciertamente logrados, de una notable belleza y plasticidad sonora. El oyente puede encontrar en ella algunos rasgos recurrentes de su escritura –muy en especial algunos explotados en su obra Caressant l’horizon– que se han dulcificado y estilizado al máximo para este proyecto. Julien Leroy extrajo de los intérpretes del Ensemble intercontemporain un sonido muy adecuado al tipo de espectáculo en el que participaban. La electrónica de Parra halló igualmente momentos conmovedores, como acontecía en un fragmento que se fundamentaba en el empleo del batir de las alas de una paloma, o en una certera transformación en tiempo real de los vientos metales. Además, George Lavaudant optó por una sobria puesta en escena que ayudase a Astrid Bas a demostrar sus enormes cualidades como recitadora. Algunos de los artificios escogidos –como la doble proyección de vídeo, separando con ello el espacio musical del escénico- traían además a la memoria alguno de sus más celebrados montajes del pasado, como Cassandre de Michael Jarrell.Tanto música como escena se volcaban con esmero en subrayar el contenido del texto… pero sus exigencias eran enormes. Sin desmerecer su belleza, se trataba de un material en todo caso más narrativo que dramático. Ello hacía que quien firma estas líneas sintiese la necesidad –quizás sea una mera apreciación subjetiva, por no ser su lengua materna– en algunos momentos de tener que abandonar el disfrute de la totalidad de los aspectos del espectáculo para priorizar su concentración hacia la declamación. De ahí la sensación en ocasiones de haber asistido a un melodrama –en el sentido de Rousseau– más que a una obra de estricto teatro musical.El equipo ha firmado en definitiva una obra arriesgada y compleja, y que seguramente merece una segunda audición, menos condicionada por un escrutinio exhaustivo del texto. ¿Qué sorpresas deparará el nuevo proyecto escénico de Parra con NDiaye esta primavera en Munich y Friburgo?

José Luis Besada

Crédito: © Luc Hossepied