Audioclasica

07.III.2014. La eternidad en cien minutos

  PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. PALAU 100. 07-III-2014 MONTEVERDI CHOIR. ENGLISH BAROQUE SOLOISTS. COR INFANTIL DE L’ORFEÓ CATALÁ. GLORIA COMA I PEDRALS, directora. SILVIA FRIGATO, soprano. EMANUELA GALLI, soprano. NICHOLAS MULROY, tenor. KRYSTIAN ADAM, tenor. SIR JOHN ELLIOT GARDINER, director.   C. Monteverdi, Vespro della Beata Vergine   Aforo: 2.049 Asistencia: 95%     Hace ahora cincuenta años, un veinteañero –y aún no Sir– llamado John Eliot Gardiner, alumno aventajadísimo del King’s College, se obstinó en recuperar una obra a la sazón francamente infrecuente de un compositor también poco interpretado: las Vísperas de la Beata Virgen de Claudio Monteverdi.…

 

PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. PALAU 100.


07-III-2014

MONTEVERDI CHOIR. ENGLISH BAROQUE SOLOISTS. COR INFANTIL DE L’ORFEÓ CATALÁ. GLORIA COMA I PEDRALS, directora. SILVIA FRIGATO, soprano. EMANUELA GALLI, soprano. NICHOLAS MULROY, tenor. KRYSTIAN ADAM, tenor. SIR JOHN ELLIOT GARDINER, director.

 

C. Monteverdi, Vespro della Beata Vergine

 

Aforo: 2.049 Asistencia: 95%

 

 

Hace ahora cincuenta años, un veinteañero –y aún no Sir– llamado John Eliot Gardiner, alumno aventajadísimo del King’s College, se obstinó en recuperar una obra a la sazón francamente infrecuente de un compositor también poco interpretado: las Vísperas de la Beata Virgen de Claudio Monteverdi. Eran tiempos en que las salas de concierto apenas si acogían instrumentos de época ni los programas partituras que se tildaban de anticuadas y superadas; las nociones de “historicismo” o de “versión históricamente informada” no habían sido concebidas todavía. Gardiner consiguió convencer a los jerifaltes oxonienses y cuajó un éxito que, por un lado, dio el disparo de salida a su propia rutilante carrera y, por otro, puso de manifiesto que el grupo de voces reunido para la ocasión exigía continuidad. Nació así el Monteverdi Choir, que este año celebra su semicentenario llevando las Vísperas de gira por todo el mundo y que, felizmente, ha recalado en el Palau barcelonés.

Las Vísperas son en buena medida un enigma de la arquitectura musical: los estudiosos siguen en desacuerdo sobre su contenido y el orden de interpretación de unas páginas en las que se alternan salmos corales y motetes para solista y que concluyen con un Magnificat. Pero el acuerdo es unánime a la hora de juzgarlas como un deslumbrante monumento sonoro. Y la lectura que Gardiner hace de ellas roza lo sublime. Según sus propias palabras, su pretensión es conferirles el estilo “vívido, colorista, orientado al texto y apasionadamente retórico” que él considera genuinamente monteverdiano y a fe que lo consigue: a su servicio tiene para ello un conjunto instrumental de eficacia notable, los English Baroque Soloists, cuya cuerda quizás podría afinar alguna página, pero que en general logra una musicalidad muy homogénea, con especial mención a los tres cornetti en la Sonata supra ‘Sancta Maria, ora pro nobis’; en esa misma página, por cierto, sucede la incorporación a la obra de un coro infantil, esta vez el Cor Infantil de l’Orfeó Català, que cumplió con mucha dignidad su más que difícil compromiso. De entre los solistas cumple destacar a la soprano Silvia Frigato y al tenor Nicholas Mulroy, un especialista en este tipo de repertorio que rayó siempre por encima de su colega de cuerda Krystian Adam y que nos obsequió con un Audi Coelum memorable. Pero el peso específico de las Vísperas recae en la labor del coro y de sus solistas y aquí es donde el Monteverdi Choir resulta absolutamente encomiable: sus cuerdas son capaces a un tiempo de expresar todos sus matices individuales y de cohesionarse admirablemente empastadas, suenan dúctiles o enfáticas, según convenga, inconmensurables en el pianissimo, delicuescentes en la intensidad. En absoluta e íntima comunión con el maestro Gardiner, sus voces ungieron la bombonera del Palau con una interpretación rayana en lo beatífico y demostraron que la eternidad musical puede expresarse en cien terrenales minutos.

Javier Velaza

Crédito @ A Bofill