Audioclasica

6, 7 y 8.XI.2014. Un Mesías a la crema

  MADRID. TEATROs del canal 6, 7 y 8-XI-2014 Coreografía: MAURICIO WAINROT. Escenografía y vestuario: CARLOS GALLARDO. Intérpretes: CUERPO DE BAILE DEL BALLET NACIONAL SODRE-URUGUAY. Director Artístico: JULIO BOCCA. ORQUESTA Y CORO VERUM. SONIA DE MUNK, soprano. MARTA INFANTE, alto. VICTOR SORDO, tenor. FRANCISCO CRESPO, bajo. Director del Coro: JORDI CASAS BAYER. Director: MANUEL COVER Obra: El Mesías Aforo: 863 Asistencia: 90%     El ballet y la música barroca están hermanados desde siempre. El ballet de corte (que los franceses llaman clásico), que se fue normalizando y perfeccionando a lo largo de los siglos diecisiete y dieciocho en el…

 

MADRID. TEATROs del canal

6, 7 y 8-XI-2014

Coreografía: MAURICIO WAINROT. Escenografía y vestuario: CARLOS GALLARDO. Intérpretes: CUERPO DE BAILE DEL BALLET NACIONAL SODRE-URUGUAY. Director Artístico: JULIO BOCCA. ORQUESTA Y CORO VERUM. SONIA DE MUNK, soprano. MARTA INFANTE, alto. VICTOR SORDO, tenor. FRANCISCO CRESPO, bajo. Director del Coro: JORDI CASAS BAYER. Director: MANUEL COVER

Obra: El Mesías

Aforo: 863 Asistencia: 90%

 

 

El ballet y la música barroca están hermanados desde siempre. El ballet de corte (que los franceses llaman clásico), que se fue normalizando y perfeccionando a lo largo de los siglos diecisiete y dieciocho en el centro mismo de la olla musical barroca, está en el origen de lo que un siglo después se iría convirtiendo en ballet clásico (que los franceses llaman romántico).

No es de extrañar por tanto que los coreógrafos contemporáneos que utilizan el lenguaje académico (y también algunos menos académicos como Paul Taylor o Mark Morris) sean tan aficionados a diferentes estilos y autores de la época barroca. Las estructuras rítmicas tan marcadas y tan ricas ayudan mucho a estructurar las frases coreográficas y el margen de libertad de las florituras así como a veces, la escritura en cánon, dan pié a iluminar variaciones de danza que de otra forma resultarían monótonas. Además, con esa base rítmica tan segura los bailarines sistemáticamente bailan mejor de lo que lo harían sobre otro tipo de música. Y frecuentemente, el éxito está asegurado.

Este razonamiento vale sobre todo para los aspectos mas ligeros o incidentales del repertorio barroco, sean de Rameau, de Vivaldi, de Bach o del propio Häendel. Pero en realidad, incluso por debajo de esas orgías rítmicas, ordenadas y festivas, en esa música, y sobre todo en Häendel, y mas aún en una obra tan archiconocida y superprogramaza como el Mesías, cuyo tema nadie ignora, hay un “laberinto de pasiones”, un juego de opuestos esperanza-tragedia, un dramatismo, que están en el libreto y en la música, en las voces y hasta en los silencios, y que resultan insoslayables.

Ahí es donde falla esta pulcra y bien bailada producción del ballet uruguayo que ahora dirige el que fuera gran bailarín internacional Julio Bocca.. Montada por el también argentino Mauricio Wainrot, veterano coreógrafo de reputación internacional, con escenografía y vestuario de Carlos Gallardo todo en blanco celestial, de principio a fin, resulta una agradable función de ballet, no demasiado imaginativa en su desarrollo coreográfico, pero que pasa con profesionalidad de una escena a otra, ofrece variaciones y soluciones a base de portées bien ajustadas a la música, y explota al máximo a su saludable y bien entrenado conjunto de mas de cuarenta bailarines, hasta el apoteósico final sobre el Aleluya. Se detiene en la Anunciación, la Pastoral y muchas escenas (22 en total) que resultarían imposibles de identificar solo mirando lo que ocurre en el escenario. El momento del descenso de la cruz es casi el único que parece haber inspirado al coreógrafo algo mas que el baile alegre de los pastores y los ángeles, pero es brevísimo, apenas una imagen.

La Orquesta y Coro Verum hicieron un Mesias de pequeño formato (veinte voces) pero dignísimo. Al igual que los solistas, Sonia de Munk, Marta Infante, Victor Sordo y Francisco Crespo.

El público que llenaba la Sala Roja respondió muy bien y aplaudió al final con entusiasmo y buena parte de la sala en pié.

Mercedes Rico
Crédito: Santiago Barreiro