Audioclasica

04.XII.2014. Simon Boccanegra y el mar

    Temporada de ópera 2014/2015. Teatro la Fenice 04-XII-2014 SIMONE PIAZZOLA, MARIA AGRESTA, FRANCESCO MELI, GIACOMO PRESTIA, JULIAN KIM, LUCA DALL’AMICO. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO LA FENICE. ANDREA DE ROSA, Dirección Escénica. MYUNG-WHUN CHUNG, direción musical Verdi: Simon Boccanegra Aforo: 1.000 Asistencia: 99%     El Teatro la Fenice ha decidido este año inaugurar la nueva temporada con un doble espectáculo, como ya hizo en el 2012. Con un nuevo montaje del Simon Boccanegra de Verdi, y con la enésima reposición de la famosa La traviata del 2004, con la puesta en escena de Robert Carsen, en esta…


 

 

Temporada de ópera 2014/2015. Teatro la Fenice

04-XII-2014

SIMONE PIAZZOLA, MARIA AGRESTA, FRANCESCO MELI, GIACOMO PRESTIA, JULIAN KIM, LUCA DALL’AMICO. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO LA FENICE. ANDREA DE ROSA, Dirección Escénica. MYUNG-WHUN CHUNG, direción musical

Verdi: Simon Boccanegra

Aforo: 1.000 Asistencia: 99%

 

 

El Teatro la Fenice ha decidido este año inaugurar la nueva temporada con un doble espectáculo, como ya hizo en el 2012. Con un nuevo montaje del Simon Boccanegra de Verdi, y con la enésima reposición de la famosa La traviata del 2004, con la puesta en escena de Robert Carsen, en esta ocasión con una compañía de cantantes jóvenes y casi desconocidos. Simon Boccanegra, quenace para las tablas del teatro veneciano en 1857 si bien es reelaborado por Verdi y Arrigo Boito con evidentes mejoras en 1881, es obra de gran impacto, compleja y sin duda una de las mejores partituras del compositor de Busseto. Las ambigüedades que atormentan a los personajes y las relaciones entre el estilo del Verdi del 1857 y el de 24 años después (entre cambios y secciones añadidas), suscita siempre matices especiales. Todo ello gracias a la inteligente utilización de la declamación (con toques a veces de naturaleza casi expresionista) vinculada a un proceder de la melodía, predominantemente dulce y a la par amplia y envolvente, siempre al servicio de la típica concepción dramática verdiana basada en la esencialidad y en el análisis minucioso de las sicologías. La orquesta, que alternó de forma equilibrada luminosidad y oscuridad tímbrica, sostuvo inmejorablemente el conjunto, dialogando perfectamente entre sus secciones y con los cantantes. Myung-Whun Chun en su interpretación para la Fenice consiguió resaltar felizmente los aspectos arriba descritos, gracias a la minuciosa atención puesta a los detalles y colocando en lugar relevante la modernidad de la concepción musical de la obra como escritura dramatúrgica. No obstante se echó algo en falta, pese a la alta calidad de la interpretación, y fue la capacidad de elevar de forma convincente esa peculiar tensión, típicamente verdiana, entre armonía, forma de desarrollar la melodía y gesto escénico que han hecho por ejemplo modélicas las interpretaciones de Abbado y Muti.

Casi todo el reparto vocal mostró un gran nivel. Pese a cierta dificultad en gestionar con soltura el amplió fraseo que en varios momentos caracteriza el personaje, el joven barítono Simone Piazzola consiguió una notable e intensa interpretación de Boccanegra, al igual que Giacomo Prestia en el papel de Fiesco, gracias a una gestión casi escultórica del canto. Todavía más convincentes resultaron las actuaciones de María Agresta (Amelia) y de Francesco Meli (Adorno). La soprano y el tenor son sin duda hoy en día dos elementos fundamentales en el repertorio verdiano, gracias a su técnica impecable y la capacidad de moldear con elegancia e intensidad expresiva sus instrumentos. Eficaz finalmente el Paolo del coreano Julián Kim, pese a no ser del todo capaz de resaltar la malvada ambigüedad del personaje, así como el Pietro de Luca Dall’Amico.

Poco que decir de la puesta en escena del napolitano Andrea de Rosa con los trajes tradicionales de Alessandro Lai y el reparto de luces y video a cargo de Pasquale Mari. Sobre un escenario donde elementos arquitectónicos esenciales eran lo único que llenaba los espacios, dominaban en el fondo de cada acto sugestivos videos con paisajes de mar y costa. Elementos que justamente subrayaban la centralidad del agua en el imaginario del protagonista, sobre todo en el último acto, aunque fueron incapaces a sustentar por si solos el desarrollo dramático de la acción, lamentablemente dejado a una dirección de los intérpretes carente de intensidad e incapaz de seguir las indicaciones musicales sugeridas por la partitura. Éxito contundente al final de la velada por todos los protagonistas con ovaciones sobre todo para Chung.

Gian Giacomo Stiffoni

Crédito: © Michele Crosera

Pie de foto: Julian Kim, Francesco Meli, Giacomo Prestia y Simone Piazzola en la escena final del primer acto de Simon Boccanegra