Audioclasica

11.XII.2014. Un Bach que va a misa

ss   PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. Palau 100 Bach 11-XII-2014 GERLINDE SÄMANN, AGNES SCHEIBELREITER, sopranos. ANNE BIERWIRTH, MATTHIAS LUCHT, NICOLE PIEPER, ALEX POTTER, contraltos. HERMANN OSWALD, JAKOB PILGRAM, tenores. STEFAN GEYER, MAREK RZEPKA, bajos. BALTHASAR-NEUMANN-CHOR UND –ENSEMBLE. THOMAS HENGELBOCK, director. Johann Sebastian Bach: Misa en Si menor BWV 232 Aforo: 2.049   Asistencia: 80%     La Misa en Si menor de Johann Sebastian Bach es una obra de singular composición: su configuración definitiva data de entre 1746 y 1748, pero algunas de sus partes se remontan a 1723 y otras fueron escritas a lo largo de ese cuarto…

ss

 

PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. Palau 100 Bach

11-XII-2014

GERLINDE SÄMANN, AGNES SCHEIBELREITER, sopranos. ANNE BIERWIRTH, MATTHIAS LUCHT, NICOLE PIEPER, ALEX POTTER, contraltos. HERMANN OSWALD, JAKOB PILGRAM, tenores. STEFAN GEYER, MAREK RZEPKA, bajos. BALTHASAR-NEUMANN-CHOR UND –ENSEMBLE. THOMAS HENGELBOCK, director.


Johann Sebastian Bach: Misa en Si menor BWV 232


Aforo: 2.049   Asistencia: 80%

 

 

La Misa en Si menor de Johann Sebastian Bach es una obra de singular composición: su configuración definitiva data de entre 1746 y 1748, pero algunas de sus partes se remontan a 1723 y otras fueron escritas a lo largo de ese cuarto de siglo. Aunque la técnica de la parodia es habitual en el maestro de Eisenach y en otros muchos compositores de la historia, en pocas ocasiones las procedencias de los materiales son tan variadas y alejadas cronológicamente entre sí, lo que convierte a la obra en una suerte de mosaico al que sólo la revisión final aplicada por el mejor Bach confiere un aspecto de unidad. Pero, entiéndase bien, todo esto que respecta al andamiaje y el proceso de constructivo del edificio, y que debe decirse para que mejor se admire, no quita un ápice de la colosal grandeza de su fábrica ni de la majestuosidad casi extática de su fachada: la Misa es, como tantas otras partituras bachianas, una catedral de la música, un monumento estético de belleza aplastante.

Por lo demás, en su estructura se alternan exigentes partes corales con arias y duetos que en casi todos los casos son obligati. Por tal razón, la interpretación de la obra exige, por un lado, un conjunto coral de precisión absoluta y riqueza de texturas tímbricas y, por otro, unos solistas vocales de alta fiabilidad, a más de unos instrumentistas capaces de dar réplica a la altura de las circunstancias. Y todo eso es lo que reúne el Balthasar-Neuman-Chor und –Ensemble que dirige Thomas Hengelbrock. Decir que su ejecución de la obra fue admirable es probablemente poco decir: si desde la batuta se optó por tal majestuosidad en los tempi fue a buen seguro porque el conductor confía ciegamente en un conjunto vocal que ni siquiera necesita del papel y que no mostró ni una sola vacilación a lo largo de toda la obra; entre las intervenciones solistas de sus componentes destacaron de modo especial las de la soprano Nicole Pieper, del tenor Jakob Pilgram y del contralto Alex Potter, pero todas las demás rayaron también a un nivel excelente. Si un mínimo pero puede ponerse al conjunto, este lo merecerían algunos apuros de los metales y ciertas imprecisiones en el contrabajo: ni unos ni otras fueron muy graves, pero se hicieron más advertibles entre la excelencia del conjunto.

Un Bach, pues, de apabullante belleza, digno pórtico a un ciclo que el Palau ha decidido consagrar, con excelente criterio, al compositor y que tendrá su continuación con El clave bien temperado en interpretación de Pierre-Laurent Aimard (el 15 de enero de 2015), la Pasión según San Mateo de Jordi Savall al frente de la Capella Reial de Catalunya y Le Concert des Nations (15 de marzo) y los Conciertos para clavecín con la Orquestra Barroca Casa de Música (1 de junio). Sin duda citas ineludibles en la agenda del año entrante.

Javier Velaza

Crédito: @ A. Bofill