Audioclasica

23.III.2015.Un teatro orgulloso de su patrimonio

    TEMPORADA OPERA. OPÉRA COMIQUE (SALLE FAVART) 23-III-2015 LENORMAND, MUNGER, AZZARETTI, SPYRES, GONZÁLEZ TORO, HUCHET, HELMER. CORO ACCENTUS Y ORQUESTA DE LA FUNDACIÓN GULBENKIAN. Director: McCREESH. Puesta en escena: RUF.   Hérold: Le pré aux clercs Aforo: 1.500   Asistencia: 100%   En esta última temporada de Jerôme Deschamps al frente de la sala Favart y antes de que ésta cierre por trabajos de renovación hay muchos momentos estelares. Pero quizá la nueva exhumación de la última obra de Hérold (con su Zampa había inaugurado su mandato el entonces nuevo director) adquiere un valor especial. No sólo por el rescate…


 

 


TEMPORADA OPERA. OPÉRA COMIQUE (SALLE FAVART)

23-III-2015

LENORMAND, MUNGER, AZZARETTI, SPYRES, GONZÁLEZ TORO, HUCHET, HELMER. CORO ACCENTUS Y ORQUESTA DE LA FUNDACIÓN GULBENKIAN. Director: McCREESH. Puesta en escena: RUF.

 

Hérold: Le pré aux clercs

Aforo: 1.500   Asistencia: 100%

 

En esta última temporada de Jerôme Deschamps al frente de la sala Favart y antes de que ésta cierre por trabajos de renovación hay muchos momentos estelares. Pero quizá la nueva exhumación de la última obra de Hérold (con su Zampa había inaugurado su mandato el entonces nuevo director) adquiere un valor especial. No sólo por el rescate de un título que se representó aquí más de mil seiscientas veces antes de desaparecer (reapareció fugazmente por pocos días en 1949) llevado por el viento de las guerras mundiales, sino porque aunque algunos sabios hayan vuelto a fruncir el ceño, sin tratarse de una obra genial, estamos en presencia del verdadero espíritu del género de la ‘ópera cómica’ al principio de su último período, y ya se advierten vientos románticos en este seguidor, en principio, de Rossini en lo musical. Y se disfruta, incluso la ingenuidad de lo cómico. Porque estamos en el otro punto de vista de la sangrante noche de San Bartolomé, que inspirara también, en estilo de gran ópera y con golpes de efecto y muertes violentas, a Meyerbeer sus Hugonotes un par de años después. Han pasado años y los enfrentamientos se hacen por comer pollo un viernes y las intrigas sentimentales nada tienen que ver con las ideas religiosas sino casi con una comedia de boulevard. La producción (con decorados propios y vestuario de Renato Bianchi) de Éric Ruf (de la Comédie, actor y hoy también administrador) no intenta trasposiciones o ‘creatividad’ a costa de texto y música, y todo funciona, en particular con un trabajo sobre los cantantes-actores notable, aunque notables también lo son ellos. La protagonista femenina, Isabelle, camarera de Margarita de Valois, es una deliciosa Marie-Eve Munger; la reina, metida casi a celestina, una Marie Lenormand tal vez mejor actriz que cantante; su ahijada, la pizpireta Nicette, una desternillante y muy estimable Jaël Azzaretti. En el lado masculino tenemos al marido de ésta, el mesonero Girot, encarnado por el joven y prometedor bajo Christian Helmer, a los rivales en amor de Isabelle (el hugonote y protagonista Baron de Mergy, el conocido tenor Michael Spyres, excelente aunque su agudo no parecía en su mejor noche; y el catoliquísimo y furibundo católico –el único que morirá al final- Marquis de Comminge: otro tenor, Emiliano González Toro, en muy buena actuación). Un tercer tenor, característico y fabuloso actor, es el intrigante Cantarelli, favorito de la ausente Catalina de Médicis, al que da vida un festejadísimo Éric Huchet. Las pequeñas partes masculinas están a cargo de miembros del excelente coro Accentus (preparado por Christophe Grapperon) y la orquesta Gulbenkian sonó muy adecuada ya en la obertura, muy bien dirigida por otro especialista en el barroco que se aventura en otro terreno bien distinto: Paul McCreesh. Éxito rotundo.

Jorge Binaghi

Crédito: Vincent Pontet
Pie de foto: De izquierda a derecha: Marie Lenormand (Marguerite de Valois) – Marie-Eve Munger (Isabelle Montal)