Audioclasica

24.IV.2015. La curación por el West Side

  Temporada OCRTVE. Teatro Monumental 24-IV-2015 ORQUESTA DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. PABLO VILLEGAS, guitarra. CARLOS KALMAR, director. Erkki-Sven Tüür: Insula Deserta Joaquín Rodrigo: Concierto de Aranjuez Leonard Bernstein: Danzas Sinfónicas de “West Side Story” Walter Piston: The Incredible Flutist (Ballet Suite)     Aforo: 1.600 Asistencia: 85%     Nos preguntábamos recientemente, con motivo de ciertas erratas en el título de las obras, si nadie en el entorno de la OCRTVE se dedicaba a cuidar la calidad del programa de mano. Hoy sus redactores han dado un paso más allá y han errado el nombre del maestro Rodrigo, al que…

 

Temporada OCRTVE. Teatro Monumental

24-IV-2015

ORQUESTA DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. PABLO VILLEGAS, guitarra. CARLOS KALMAR, director.

Erkki-Sven Tüür: Insula Deserta

Joaquín Rodrigo: Concierto de Aranjuez

Leonard Bernstein: Danzas Sinfónicas de “West Side Story”

Walter Piston: The Incredible Flutist (Ballet Suite)

 

 

Aforo: 1.600 Asistencia: 85%

 

 

Nos preguntábamos recientemente, con motivo de ciertas erratas en el título de las obras, si nadie en el entorno de la OCRTVE se dedicaba a cuidar la calidad del programa de mano. Hoy sus redactores han dado un paso más allá y han errado el nombre del maestro Rodrigo, al que llaman “Joquín”. La “Insula Deserta” y “The incredible flutist” vienen, además, con asterisco, pero ninguna nota al pie nos da una razón de esta llamada. Seguiremos insistiendo en ello hasta que los responsables nos lean y decidan tomar medidas para que todos los detalles del concierto resulten impecables.

También habría que vigilar la elección de los solistas, y así ofrecer interpretaciones basadas en un conocimiento de la profundidad musical de cada pieza, que a veces se descuida cuando se tratan obras típicas del repertorio solista. Pablo Villegas defendió el Concierto de Aranjuez, pero no lo lució sino con una suerte de gestos exagerados que al final no aportan nada a la música, y que no disimulan la carencia de precisión rítmica, sonido y, sobre todo, carácter. Destaquemos, en cualquier caso, que el guitarrista puso en pie al público del Monumental tras su interpretación de la Gran Jota de Concierto de Tárrega, que ofreció como propina. Por su parte la orquesta tuvo también sus más y sus menos: imprecisiones de la flauta, ya desde el principio, o algunos notorios errores de afinación del oboe y del violonchelo, otras veces tan eficaces.

Bienvenido, pues, el descanso, (permítasenos obviar la obra de Erkki-Sven Tüür), que nos devolvió una orquesta brillante, y un director comprometido. En el transcurso de las Danzas Sinfónicas de West Side Story se mostró una orquesta cohesionada y rítmicamente vibrante, pero poco matizada en el control de una dinámica que en general resultó demasiado estridente, con elementos percusivos un tanto sobrepasados. En cambio, supo mostrarse lírica y delicadamente expresiva en los pasajes correspondientes y en su agridulce final. Tras la obra de Leonard Bernstein decayó la intensidad de esta segunda parte, pero más bien por la factura más austera de la obra de Walter Piston que por el buen hacer de una orquesta que al final recibió una larga ovación por su trabajo.  

Jorge Baeza Stanicic

Crédito: audioclasica.com

Pie de foto: Carlos Kalmar, director titular de la OCRTVE