Audioclasica

4.VII.2015. Tópicos renovados

Teatro Real. 4-VII-2015.  George Gershwin: Porgy and Bess   Madrid. Teatro Real.  14.VI.2015. George Gershwin: Porgy & Bess Aforo: 1.854 Asistencia: 90% XOSELA SIXABA, NONHLANHDA YENDE, SIPHAMANDLA YAKUPE, ARLINE JAFTHA. ORQUESTA TITULAR DEL TEATRO REAL. CAPE TOWN OPERA CHORUS. TIM MURRAY, DIRECTOR.   La gran mezzosoprano estadounidense Grace Bumbry declaró -y no fue la única cantante afroamericana en hacerlo público- cierta incomodidad con la obra maestra indiscutible del prolífico George Gershwin: Porgy and Bess. Vista con la perspectiva de la lucha por los derechos civiles de los años 60 en los EEUU, esta ópera -concebida para un reparto de voces…

Porgy and Bess en el Teatro Real

Teatro Real. 4-VII-2015. 

George Gershwin: Porgy and Bess

 

Porgy and Bess en el Teatro Real

Madrid. Teatro Real. 

14.VI.2015.

George Gershwin: Porgy & Bess

Aforo: 1.854 Asistencia: 90%

XOSELA SIXABA, NONHLANHDA YENDE, SIPHAMANDLA YAKUPE, ARLINE JAFTHA. ORQUESTA TITULAR DEL TEATRO REAL. CAPE TOWN OPERA CHORUS. TIM MURRAY, DIRECTOR.

 

La gran mezzosoprano estadounidense Grace Bumbry declaró -y no fue la única cantante afroamericana en hacerlo público- cierta incomodidad con la obra maestra indiscutible del prolífico George Gershwin: Porgy and Bess. Vista con la perspectiva de la lucha por los derechos civiles de los años 60 en los EEUU, esta ópera -concebida para un reparto de voces negras- era juzgada como un cúmulo de tópicos acerca de la marginalidad -pobreza, drogas, delincuencia- de los afroamericanos, aderezada además con ese sangrante conformismo y falta de ambición encarnados en el célebre “I got plenty o’ nottin'” entonado por su protagonista.

Quizá se escapaba a Bumbry que la obra se estrenó en 1935, contexto en el cual esta propuesta solo puede juzgarse como arriesgada y avanzada -socialmente- para la época, pues por lo demás estamos ante una esforzada, lograda y sincera declaración de respeto y admiración por la cultura musical afroamericana que -lejos de la habitual aunque equívoca mención al jazz- se esfuerza por sintetizar y recrear en toda su riqueza y variedad un sustrato musical afroamericano que hunde sus raíces en el folclore y se ramifica a través de sofisticadas fórmulas urbanas. 

Para los que descubrimos esta obra a través de la lectura de Simon Rattle para el Festival de Glyndebourne, lectura que rompió con todos los tópicos -al menos los musicales- al “reconectar” la obra con las fuentes europeas de las que se nutrió Gershwin -Ravel, Puccini o incluso Berg-, resulta chocante la insistencia en encerrarla en una tosca perseverancia en el lugar común, a través de ediciones con severos cortes y la neutralización de cualquier claroscuro que pudiera contradecir el monolítico ejercicio de ritmo y energía que muchos se obstinan en ver en ella.

La lectura que nos trajeron las huestes de Ciudad del Cabo caen de lleno en este ámbito, pero al menos lo hicieron a lo grande y con total convicción y falta de complejos, eso sí, trasplantando el argumento a la Sudáfrica del apartheid. Aparte de la desbordante (por momentos agotadora) energía exhibida permanentemente, su Porgy & Bess fue una orgiástica demostración de poderío vocal que recorrió a todo el elenco desde la sobrehumana potencia del rol principal -Xosela Sixaba- hasta el sobrecogedor coro, desconocedor de cualquier matiz por debajo del forte. Sobresalientes también la Serena de Arline Jaftha y la Bess de Nonhlanhla Yende.

Escénicamente, la obra se desenvolvió de forma bastante convencional, a base de estructuras móviles que ayudaron a configurar los diferentes espacios requeridos en cada escena, y que tuvo sus puntos más flojos en una muerte de Crown algo confusa y desnaturalizada y una insistencia en la “alegría en la desgracia” que robó hodura a escenas como la huída de Bess con Sportin’ Life o la despedida de Porgy del final.

Salvo porque estuvo cubierta siempre que intervino el coro, la orquesta tuvo un rendimiento muy satisfactorio -superior en todo al ofrecido años atrás en el primer montaje de esta obra en el Real-, adecuadamente idiomático y refinado. Una gran fiesta.

 

Rafael Fernández de Larrinoa

Pie de foto: Tres escenas de Porgy and Bess en la producción protagonizada por la compañía de ópera de Ciudad del Cabo.

Crédito fotográfico: Javier del Real