Audioclasica

05.VII.2015. Solera all-star

  XIX Jazz Festival. Palau de la Música. Sala Iturbi 05-VII-2015 THE COOKERS (GIGANTES DEL JAZZ). BILLY HARPER. CECIL MC BEE. GEORGE CABLES. EDDIE HENDERSON. BILLY HART. DAVID WEISS. LOGAN RICHARDSON.   Aforo: 1.817 Asistencia: 60%     Una de las citas ineludibles del XIX Jazz Festival valenciano era la sesión ofrecida por The Cookers (no confundir con el quinteto canadiense homónimo dedicado al swing). Es un septeto formado hace siete años por músicos veteranos, liderado por el trompetista David Weiss. Junto a él actuaron Eddie Henderson, Billy Harper, Billy Hart, Cecil Mc Bee, George Cables y Logan Richardson en…

 

XIX Jazz Festival. Palau de la Música. Sala Iturbi

05-VII-2015

THE COOKERS (GIGANTES DEL JAZZ). BILLY HARPER. CECIL MC BEE. GEORGE CABLES. EDDIE HENDERSON. BILLY HART. DAVID WEISS. LOGAN RICHARDSON.

 

Aforo: 1.817 Asistencia: 60%

 

 

Una de las citas ineludibles del XIX Jazz Festival valenciano era la sesión ofrecida por The Cookers (no confundir con el quinteto canadiense homónimo dedicado al swing). Es un septeto formado hace siete años por músicos veteranos, liderado por el trompetista David Weiss. Junto a él actuaron Eddie Henderson, Billy Harper, Billy Hart, Cecil Mc Bee, George Cables y Logan Richardson en sustitución del saxofonista Donald Harrison. Otras veces, ha sido Craig Handy quien ha colaborado con ellos. Excepto Weiss y Harrison, más jóvenes, el resto de sus componentes iniciaron sus exitosas carreras en la década de 1960. A principios de los 70, en pleno auge afro, Mganga Eddie Henderson formó parte del Mwandishi Sextet. En 1973, Billy Harper grabó Capra Black (Strata-East Records), un disco que supone la reivindicación del soul y la negritud como esencia del jazz. Allí estuvo también el pianista George Cables. No era casual entonces que la velada se abriera con “Capra Black” y concluyera con “Sir Galahad”, segundo título de ese mismo álbum. Una pieza que supone, en palabras de Weiss, “una especie de himno para el conjunto”.

Así pues, colocadas en el alambique las esencias hard-bop y post-bop de las que hacen gala estos músicos y el estilo innovador y fantasioso de David Weiss, incluso el timbre de su trompeta quedaba difuminado para parecerse al de los saxos, el resultado es una mezcla de sabiduría, finura y musicalidad. Juntos consiguen unas texturas sumamente atractivas que merecieron una ecualización más acertada por parte de los técnicos. Sin duda alguna, esto fue lo peor del concierto. Tanto, que impidió escuchar con claridad la buena dicción y el característico timbre de Billy Harper o el empaste que consigue el cuarteto de vientos en las grabaciones. La media docena de títulos que interpretaron pertenecen a los cuatro discos editados hasta el momento: Warriors, Cast the first Stone, Believe y el más reciente, Time and Time Again. El tema “Capra Black” volvió a ser incluido en el primero. Al último pertenecen “Farewell Mulgrew” de Georges Cables, al que extrajeron todo el lirismo que contiene (el pianista y compositor exhibió su musicalidad en su solo), y un descarado “Slippin’ and Slidin’” del contrabajista Cecil Mc Bee, quien aportó mucha sensualidad en su intervención. En esta ocasión también se echó de menos una sonorización natural. Gustó el sonido cálido y carnoso de Logan Richardson, el estilazo de Eddie Henderson y el sutil y largo solo de Billy Hart, en el que llegó a emitir patrones cuasi melódicos.

El público se encontró a gusto. Disfrutó y premió la complicidad, incluso la broma, entre estos gigantes que concitan allá donde van nombres de la talla de Herbie Hancock, Thelonius Monk, Miles Davis, Lee Morgan, John Coltrane, Art Blackey’s Messengers y tantos otros, y es que sus espaldas cargan muchísimas horas de jazz.

Daniel Martínez Babiloni

Crédito: Eva Ripoll

Pie de foto: The Cookers en el XIX Jazz Festival del Palau de la Música de Valencia