Audioclasica

20.VI al 19.IX.2015. Un festival diferente, en un entorno único

    Festspiele Mecklenburg-Vorpommern 2015 20-VI al 19-IX-2015   Asistencia media: 99%     Desde 1990, el estado federado de Mecklenburg-Vorpommern, quizá el más desconocido de los 16 estados federados de Alemania, celebra cada verano uno de los mayores festivales de música clásica del país, un festival especial en un lugar especial, o en palabras de la propia Landrätin des Landkreises Nordwestmecklenburg: “Conciertos maravillosos, en lugares maravillosos”. Dos mil kilómetros de costa, playas de arena blanca a orillas del Mar Báltico con elegantes balnearios, parques, castillos, casas señoriales, iglesias góticas, históricas ciudades hanseáticas con sus calles medievales y sus característicos…


 

 

Festspiele Mecklenburg-Vorpommern 2015

20-VI al 19-IX-2015

 


Asistencia media: 99%

 

 

Desde 1990, el estado federado de Mecklenburg-Vorpommern, quizá el más desconocido de los 16 estados federados de Alemania, celebra cada verano uno de los mayores festivales de música clásica del país, un festival especial en un lugar especial, o en palabras de la propia Landrätin des Landkreises Nordwestmecklenburg: “Conciertos maravillosos, en lugares maravillosos”. Dos mil kilómetros de costa, playas de arena blanca a orillas del Mar Báltico con elegantes balnearios, parques, castillos, casas señoriales, iglesias góticas, históricas ciudades hanseáticas con sus calles medievales y sus característicos edificios de ladrillo rojo; una naturaleza imponente, salpicada de colinas y valles, y el mayor paisaje de ríos y profundos lagos azules de Europa central; lugares que inspiraron a pintores románticos como Phillip Otto Runge, y que Caspar David Friedrich inmortalizó en sus famosos paisajes, explican por qué es la región turística estrella entre las regiones turísticas alemanas de las últimas décadas, y por qué el MeckPomm se ha convertido en uno de los festivales de verano favoritos de los aficionados a la música clásica. Pero no es sólo el excepcional paisaje de esta región, ubicada en la zona nororiental de Alemania, lo que atrae cada verano a miles de melómanos. Apartarse del habitual concierto de música clásica y mirar hacia una nueva manera de escuchar música, ofrecer nuevos formatos frente al concierto tradicional y brindar una nueva experiencia musical es el objetivo que se han propuesto los Festspiele Mecklenburg-Vorpommern, que cada año eligen como salas de concierto lugares tan insólitos como antiguos graneros, palacios, abadías en ruinas, salones de baile, o naves industriales, entre otros, lo que, sin duda, le convierte en un festival único.

Desde el 20 de junio hasta el 19 de septiembre, el festival de verano celebró sus 25 años de edad con un brillante programa de aniversario de 124 conciertos en más de 70 lugares distintos, que contó con la presencia de jóvenes talentos de todo el mundo y estrellas internacionales de la talla de Anne-Sofie Mutter, Julia Fischer, András Schiff, Kent Nagano, Michael Sanderling, Daniel Hope, Ulrich Tukur, Götz Alsmann, o el actor Klaus Maria Brandauer. Además de asistir a ensayos públicos, conversaciones con artistas o interesantes conferencias, como la del programa “Música y literatura” durante un paseo en barco, seguido de un concierto en los antiguos establos en la histórica mansión de Stolpe, con jóvenes y talentosos músicos como Arthur Hornig y Norbert Anger (primeros chelistas de la Deutsche Oper Berlin y la Staatskapelle Dresden) interpretando magistralmente obras y arreglos para dúo de violoncelli de Jean-Baptiste Barrière, George Gershwin, Joseph Haydn y Niccolò Paganini, los visitantes del MeckPomm 2015 pudimos disfrutar de un interesante concierto de percusión con la Percussion Community der hmt Rostock en Neubrandenburg, la “ciudad de las cuatro puertas”, rodeados de enormes rollos de papel y de prensas de impresión de la Nordkurier-Druckerei. Marimbas, vibráfonos y todo tipo de instrumentos de percusión ocuparon la sala de producción del grupo editorial para deleitarnos con la Minimal Music de Steve Reich; sonido musical como paralelismo del sonido repetitivo de las máquinas que imprimen cada día los periódicos. Como introducción al concierto, sentados en la sala de envío con programa de mano en formato periódico incluido, asistimos a un concierto muy especial, en el que el famoso recitador Martin Heckmann leía citas de famosas críticas de la historia de la música de los últimos 200 años, e interpretaba el papel de crítico musical de un periódico, con bolígrafo y libreta en mano, tomando apuntes, mientras Sarah y Susan Wang tocaban la Große Fuge de Beethoven para piano a cuatro manos, y fragmentos de la Consagración de la Primavera, de Stravinsky, dos de las obras más criticadas en la historia de la música. Tras el éxito de la temporada anterior, el festival ha decidido continuar con el programa “360º Viola”. En el antiguo granero de Ulrichshusen, una de las principales sedes de los Festspiele MV, disfrutamos a la luz de las velas, del concierto nocturno protagonizado por el violista y director artístico de este micro-festival dentro del festival, Nils Mönkemeyer que, junto a sus alumnos de las Masterclasses, colocados en diversos puntos de la sala, interpretó obras de Hildegard von Bingen, Bach, Pärt y Cage, entre otros. Al día siguiente, Mönkemeyer compartía escenario con Carolin Widmann (violín), Gabriel Schwabe (violonchelo), Andreas Ottensamer (clarinete), y William Youn (Hammerklavier), para tocar tríos y cuartetos de Mozart. El resultado: una Matinée de música de cámara en mayúsculas. Perfecta técnica instrumental, precisión, fraseo, articulación en estilo, expresividad, y sobre todo, mucha complicidad en el escenario.

La sección “Meisterpianisten” (Maestros del piano) contó con la presencia de ocho figuras internacionales: entre otros, Pierre-Laurent Aimard, Murray Perahia, Fazil Say, Igor Levi y András Schiff. A orillas del Mar Báltico, en la ciudad hanseática de Wismar (la ciudad natal del capitán Anckrarstroem, quien mató al rey de Suecia en un baile de disfraces, asunto que Verdi aprovechó para su ópera Un ballo in maschera), tuvo lugar el recital de la pianista Mitsuko Uchida. La iglesia del Espíritu Santo, con su característico ladrillo rojo y sus vigas de madera policromada, fue el escenario de un concierto dedicado a Schubert y Beethoven. La excepcional pianista japonesa dejó sin respiración al público asistente, con su sentida interpretación de los Cuatro Impromptus, D 899 de Schubert, y las Variaciones Diabelli de Beethoven. Un programa muy del gusto de Uchida, pensado desde un punto de vista musicológico y estudiado a conciencia para desgranar hasta el más mínimo detalle de la partitura, que le permitió lucir su reconocida técnica, gran conocimiento de las dinámicas, y su gran dominio del rubato. La reacción del público, puesto en pie, se tradujo en una gran ovación. Uchida, visiblemente emocionada, señaló que, aunque después de las Variaciones no se toca propina, en este concierto haría una excepción. Sobra decir, que el concierto de la pianista japonesa fue, sin duda, uno de los momentos inolvidables del Festival.

Una sección clave en el programa de los Festspiele Mecklenburg-Vorpommern es la promoción de los jóvenes talentos con el programa Junge Elite; estrellas como Alice Sara Ott o Julia Fischer surgieron de Junge Elite, que este año celebró sus 20 años de historia. Con motivo de este aniversario, el Festival contó como la presencia de antiguos Premiados en Residencia de los Festspiele MV, como el violinista Daniel Hope (primer premiado en residencia 2006) y el violonchelista Daniel Müller-Schott, entre otros, que ofrecieron diversos conciertos en el marco del festival. Por primera vez en la historia del festival, el premio de este año no recayó en un solista sino en un cuarteto, el Quatuor Ebène, que participó en 18 conciertos en los que alternó programas clásicos con otros jazzísticos.

Lorena Jiménez

Crédito: (c) FMV