Audioclasica

18.XII.2015. El delirio de Giovanna

1_Milan_12-18-2015.jpg

Temporada de ópera 2015/2016. Teatro alla Scala   18-XII-2015 ANNA NETREBKO, FRANCESCO MELI, CARLOS ÁLVAREZ, DIMITRY BELOSELSKIY, MICHELE MAURO. ORCHESTA Y CORO DEL TEATRO ALLA SCALA. MOSHE LEISER Y PATRICE CAURIER, Dirección de escena. RICCARDO CHAILLY, Dirección Musica. Verdi: Giovanna d’Arco Aforo: 2.222 Asistencia: 85%   Giovanna d’Arco de Verdi tiene la fama – tal como se refleja en numerosos estudios musicológicos de los últimos cincuenta años – de ser una de las óperas menos logradas del compositor italiano. Sin embargo, recientemente se ha intentado valorizarla con una óptica crítica más amplia de la producción verdiana en su totalidad. Son evidentes sin embargo los…

Temporada de ópera 2015/2016. Teatro alla Scala

 

18-XII-2015

ANNA NETREBKO, FRANCESCO MELI, CARLOS ÁLVAREZ, DIMITRY BELOSELSKIY, MICHELE MAURO. ORCHESTA Y CORO DEL TEATRO ALLA SCALA. MOSHE LEISER Y PATRICE CAURIER, Dirección de escena. RICCARDO CHAILLY, Dirección Musica.

Verdi: Giovanna d’Arco



Aforo: 2.222 Asistencia: 85%

 

Giovanna d’Arco de Verdi tiene la fama – tal como se refleja en numerosos estudios musicológicos de los últimos cincuenta años – de ser una de las óperas menos logradas del compositor italiano. Sin embargo, recientemente se ha intentado valorizarla con una óptica crítica más amplia de la producción verdiana en su totalidad. Son evidentes sin embargo los problemas que sigue teniendo esta partitura, tanto en lo que se refiere a la invención musical, como en relación a su eficacia dramatúrgica. El problema más importante se asienta principalmente en la incapacidad del compositor de utilizar su experiencia musical (patente en toda la obra), poniéndola al servicio de una eficaz correlación entre el argumento histórico de Juana de Arco y el elemento más íntimo de la relación padre-hija que caracteriza el libreto de Temístocles Solera. Aspecto éste último que sin duda era el que más interesaba al Verdi dramaturgo. El resultado fue una obra ambiciosa pero confusa faltándole una verdaderamente profunda y convencida inspiración con la sola excepción de algunos momentos tales como los dúos entre Giovanna y el Rey Carlos VII en el segundo acto, el que hay entre la protagonista y el padre Giacomo en el cuarto, y el final que se apoya sobre una amplia, hermosa y muy verdiana melodía.

Para que el argumento de Giovanna d’Arco pueda ser comprensible y las relaciones emocionales entre los personajes tengan fuerza y eficacia es necesario trabajar siguiendo casi al pie de la letra el libreto, más frente a una ópera muy poco representada. Algo que faltó con creces en la puesta en escena ideada para el estreno de la nueva temporada del Teatro de La Scala a cargo de los franceses Moshe Leiser y Patrice Caurier. La idea de representar la historia de Juana de Arco como si se tratara del delirio de una joven burguesa del siglo XIX en su lecho de muerte, con sus obsesiones emotivas y represiones sexuales, tenía interés como elemento de partida. Sin embargo la irrupción del sueño medieval dentro de su habitación – con proyecciones redundantes, la presencia de un rey pintado de oro y una falta de atención a la gestualidad vinculada a la relación entre Giovanna y el padre – terminaron por crear aún más confusión en una lógica narrativa ya de por si poco clara y por momentos absurda.

Afortunadamente la parte musical del espectáculo estuvo en las seguras manos de Riccardo Chailly (que sin duda cree sumamente en esta obra menor de Verdi) que ofreció una lectura modélica de la partitura. Secundado por una orquesta enorme en todas sus secciones, el director milanés – en su primer estreno de temporada como director principal de La Scala – fue capaz de resaltar cada momento con elegancia y vigor, restituyendo al mismo tiempo toda la carga melódica que caracteriza la obra del joven Verdi, contándose con una interpretación convincente de este repertorio y a la altura de la mejor tradición del coliseo milanés y que en los últimos años se había oscurecido lamentablemente. Perfecta asimismo fue la amalgama con el escenario dominado por tres intérpretes excepcionales y capaces de subrayar cada nota y cada palabra con una intensidad expresiva adecuada a cada una de las características del personaje. Anna Netrebko (Giovanna) fue la protagonista absoluta de la velada por intensidad, belleza tímbrica y capacidad de alternar agudos penetrantes – nunca ostentosos – con “mezze-voci” llenas de ternura y justo lirismo. No menos impactante fue Francesco Meli (Carlo VII) que no cesa en su crecimiento como interprete verdiano. El tenor puso de relieve perfectamente y en todo momento, como es justo señalar, la intensidad de una vocalidad luminosa y fundada esencialmente en la utilización de una amplia y brillante melodía. Muy intenso y con recursos vocales ya recuperados cumplidamente el Giacomo de Carlos Álvarez, sobre todo en el precioso dúo con Giovanna del último acto. Muy bien los papeles secundarios, soberbia la actuación del coro dirigido por Bruno Casoni y al final del espectáculo un triunfo más que merecido para todos los intérpretes.

Gian Giacomo Stiffoni

Crédito: ©Brescia/Amisano

Pie de foto: Anna Netrebko y Francesco Meli en el tercer acto de Giovanna d’Arco

As the game begins, Jordan drags himself up and down the court, running at only 65 percent of his normal speed.prada portafoglio
During the game Kyrie Irving followed up his career game and career high in scoring with another strong output as Cleveland walked all over Orlando en route to a 123 108 victory.timberland uk
Ben Wilson wins both QEII and Gov

Harley Scott Anderson Principal’s List.toms wedges
As it transpired, their performance that night exceeded almost all expectations and hinted of a bright new era for Jordanian football.borse alviero martini