Audioclasica

29.I.2016. Jessica Pratt, La Sonnambula

29-I-2016 PRATT, SIRAGUSA, PALAZZI, MONZÓ, MENTXAKA, DIAZ, NUÑEZ. BILBAO ORKESTRA SINFONIKOA. CORO DE LA ÓPERA DE BILBAO. PIER LUIGI PIZZI, director de escena. JOSÉ MIGUEL PÉREZ SIERRA, director musical. Vincenzo Bellini: La Sonnambula Aforo: 2.124 Asistencia: 74%       A pesar del mucho tiempo que nos separa del estreno en Milán de La Sonnambula allá por el año 1831, se sigue escribiendo sobre el impacto que la primera creadora del papel, Giuditta Pasta, causó en un público entregado a los conductas exaltadas de un Romanticismo en construcción. Aquella prima donna debía de tener unas cualidades excepcionales, al menos para…

29-I-2016

PRATT, SIRAGUSA, PALAZZI, MONZÓ, MENTXAKA, DIAZ, NUÑEZ. BILBAO ORKESTRA SINFONIKOA. CORO DE LA ÓPERA DE BILBAO. PIER LUIGI PIZZI, director de escena. JOSÉ MIGUEL PÉREZ SIERRA, director musical.

Vincenzo Bellini: La Sonnambula

Aforo: 2.124 Asistencia: 74%

 

 

 

A pesar del mucho tiempo que nos separa del estreno en Milán de La Sonnambula allá por el año 1831, se sigue escribiendo sobre el impacto que la primera creadora del papel, Giuditta Pasta, causó en un público entregado a los conductas exaltadas de un Romanticismo en construcción. Aquella prima donna debía de tener unas cualidades excepcionales, al menos para el respetable y la crítica de entonces. Bellini puso todo su arte pero nunca sabremos cuales fueron las aportaciones de la Pasta, que suponemos decisivas para el éxito final. Sirva este preámbulo para situar a Jessica Pratt, que sin desmerecer a otras grandes Sonnambulas de la historia reciente como Callas, Sutherland, Scotto, Gruberova por citar algunas, es una referencia del momento. Su voz y presencia parecen cortadas a medida para este papel que necesita un gran soporte vocal más allá de su apariencia de lírico-ligera. Junto a esta Amina, lo tenía difícil Antonio Siragusa como Elvino. Mostró el resultado de un trabajo concienzudo pero un tanto ausente, especialmente en los duos, cuando las dificultades técnicas, aun superadas con profesionalidad, te alejan de la acción dramática. Mirco Pallazzi, que había dejado un grato recuerdo en ABAO con su Talbot de Maria Stuarda en 2013, consolidó su fama de buen hacer en su papel de Il Conte Rodolfo. Hay que destacar la participación de la jovencísima Marina Monzó que sustituyó a Elena Sancho Pereg en su rol de Lisa. Dominó el papel, y es muy de agradecer su arrojo teniendo en cuenta que al día siguiente sería la Amina protagonista en la denominada Opera Berri, función especial con jóvenes promesas que ABAO ofrece a precios reducidos. Circunstancias como estas hablan de la profesionalidad de sus protagonistas y, quiero pensar, de la buena salud de nuestro panorama lírico. Itxaro Mentxaka fue una excelente Teresa. Escena luminosa y viva, con los movimientos corales adecuados para permanecer al servicio de una partitura que necesita la exquisitez de lo aparentemente sencillo. Se dieron algunos desajustes rítmicos que el Maestro Pérez Sierra controló con oficio desde el foso. Este buen hacer se transmitió a los músicos que sonaron magníficamente, convencidos de su importante papel más allá del chitarrone que criticaba Wagner refiriéndose a las largas y lentas melodías bellinianas acompañadas, que por otra parte confesó admirar. En resumen, una gran función, de las que dejan huella en los incondicionales del bel canto y de los que no lo son tanto. Es difícil que alguien arrebate a la Callas el apelativo de “La Divina”, pero aquí lo fue Jessica Pratt a juzgar por los aplausos.

Daniel Garay

Crédito: copyright ABAO-E. MORENO ESQUIBEL

Pie de foto: Jessica Pratt y Marina Monzó con el coro al fondo