Audioclasica

26.II.2016. Sin sorpresas

Bilbao. Palacio Euskalduna 26-II-2016 ARTETA, KUNDE, LANZA, PALATCHI, NOGALES, DE DIEGO. EUSKADIKO ORKESTRA SINFONIKOA. CORO DE LA ÓPERA DE BILBAO. STEPHEN MEDCALF, director de escena. PEDRO HALFFTER, director musical. Giacomo Puccini: Manon Lescaut Aforo: 2.124 Asistencia: 82,7%         ¿Cómo ha estado la representación? Un francés habría contestado “comme il faut”, con esa contundencia que encierra esa expresión para definir algo que, sin ser extraordinario, se ha desarrollado por los cauces esperados. En nuestro titular lo hemos traducido como “Sin sorpresas” lo que podría entenderse por algunos lectores como algo peyorativo. Nada más lejos. Pretendemos destacar la homogénea…

Giacomo Puccini: Manon Lescaut

Giacomo Puccini: Manon Lescaut

Bilbao. Palacio Euskalduna

26-II-2016

ARTETA, KUNDE, LANZA, PALATCHI, NOGALES, DE DIEGO. EUSKADIKO ORKESTRA SINFONIKOA. CORO DE LA ÓPERA DE BILBAO. STEPHEN MEDCALF, director de escena. PEDRO HALFFTER, director musical.

Giacomo Puccini: Manon Lescaut

Aforo: 2.124 Asistencia: 82,7%

 

 

 

 

¿Cómo ha estado la representación? Un francés habría contestado “comme il faut”, con esa contundencia que encierra esa expresión para definir algo que, sin ser extraordinario, se ha desarrollado por los cauces esperados. En nuestro titular lo hemos traducido como “Sin sorpresas” lo que podría entenderse por algunos lectores como algo peyorativo. Nada más lejos. Pretendemos destacar la homogénea calidad de todo el espectáculo que disfrutamos desde todos los aspectos. La excelente escenografía, modelo de equilibrio entre la expresión realista y el sustrato minimalista, prepara el terreno para el desarrollo de las pasiones desatadas de un retorcido texto que debe mucho de su éxito al mundo de la ópera, en especial a Massenet y Puccini. Ainhoa Arteta parece haber quedado con este último para que le escribiera el papel. Lo hace suyo con una maestría teatral y vocal al más altísimo nivel. Tan contenida como expresiva según el devenir de la obra, compone una de las mejores Manon Lescaut del momento. A su lado Gregory Kunde, un apasionado des Grieux, desata todos anhelos infinitos del eternamente insatisfecho caballero romántico con una presencia y soporte vocal impresionante, cortado a medida para la ocasión. Muy bien secundados por las buenas voces de Manuel Lanza como Lescaut, Stefano Palatchi como Geronte di Ravoir, y Marifé Nogales que mereció el reconocimiento del público en su corto pero relevante y difícil papel como Un Músico. Una Orquesta Sinfónica de Euskadi en plena forma aportó su buen sonido a la maestría melódica y orquestadora de Puccini que con esta opera demostraba a sus compatriotas que podría ser el sustituto del plenipotenciario Verdi. Por aquel entonces andaba el público (y especialmente el editor Ricordi) preocupado por encontrar al auténtico continuador de la ópera italiana libre de las influencias extranjeras, especialmente wagnerianas. Puccini encontró la poción mágica y consolidó su nuevo proceder a partir de Manon. Pedro Halffter, conocedor del mundo sonoro pucciniano, debutó en ABAO con una dirección correcta pero quizá con una cierta falta de ímpetu romántico. Sirva de ejemplo el célebre intermezzo, donde la orquesta se libera de las voces, que sonó algo rutinario. Para el coro y su director las habituales felicitaciones por su buen hacer. En definitiva, asistimos a una representación con grandes figuras que cumplieron con creces su cometido sobre un gran soporte de conjunto que no por previsible ha de ser menos destacado.

Daniel Garay

Crédito: copyright ABAO-E. MORENO ESQUIBEL

Pie de foto: Ainhoa Arteta y Gregory Kunde en una escena de la ópera