Audioclasica

22.III.2016. Quinteto estelar

V Ciclo de jazz en primavera. Jimmy Glass Jazz. Valencia 22-III-2016 THE JORGE ROSSY VIBES QUINTET. JORGE ROSSY, vibráfono. AL FOSTER, batería. MARK TURNER, saxofón tenor. PETER BERNSTEIN, guitarra. DOUG WEISS, contrabajo. Aforo: 100 Asistencia: 90%             La primavera ha traído a Valencia un enorme bullicio jazzístico. En el Centre Cultural Bancaixa se puede disfrutar, desde febrero a mayo, de la exposición València Jazz. Perdido Club i altres veus d’una eclosió musical. Por su parte, el Jimmy Glass Jazz celebra su veinticinco aniversario y hasta el 26 de junio, el V Ciclo de jazz en…

THE JORGE ROSSY VIBES QUINTET. JORGE ROSSY, vibráfono. AL FOSTER, batería. MARK TURNER, saxofón tenor. PETER BERNSTEIN, guitarra. DOUG WEISS, contrabajo.

THE JORGE ROSSY VIBES QUINTET. JORGE ROSSY, vibráfono. AL FOSTER, batería. MARK TURNER, saxofón tenor. PETER BERNSTEIN, guitarra. DOUG WEISS, contrabajo.

V Ciclo de jazz en primavera. Jimmy Glass Jazz. Valencia

22-III-2016

THE JORGE ROSSY VIBES QUINTET. JORGE ROSSY, vibráfono. AL FOSTER, batería. MARK TURNER, saxofón tenor. PETER BERNSTEIN, guitarra. DOUG WEISS, contrabajo.

Aforo: 100 Asistencia: 90%

 

 

 

 

 

 

La primavera ha traído a Valencia un enorme bullicio jazzístico. En el Centre Cultural Bancaixa se puede disfrutar, desde febrero a mayo, de la exposición València Jazz. Perdido Club i altres veus d’una eclosió musical. Por su parte, el Jimmy Glass Jazz celebra su veinticinco aniversario y hasta el 26 de junio, el V Ciclo de jazz en primavera, lo cual, añadido a su puntual programación semanal, hacen de él el local de referencia en la capital del Turia. Situado en el corazón del barrio del Carmen da calor a los aficionados, promueve figuras de la tierra y oferta lo mejorcito y más novedoso del panorama internacional. Así desde 1991, cuando recoge el testigo que deja el Perdido Club (1980-1995), domiciliado en el hoy tan transitado, noctámbulo y multiétnico barrio de Ruzafa. En los primeros noventa ambos clubes solapan sus actividades, hasta que cerró Perdido. Antes, a finales de los años setenta, muy cerca del Jimmy Glass, Tres Tristes Tigres hizo surgir la fiebre por el jazz. Eso es lo que cuenta la exposición: el advenimiento de una afición convertida en profesión para muchos músicos valencianos. La muestra es de obligada visita, tanto para quienes vivieron la eclosión del jazz, en la incipiente democracia, como para las nuevas generaciones. Está bien estructurada, muy documentada y no hace concesiones a la nostalgia de los protagonistas. Otra de sus aportaciones es el reconocimiento del club de jazz como ámbito en el que enraíza y se consolida el género, a la vez que contribuye a perfilar el talante cultural de una ciudad. Ciertamente, el espacio reducido permite una cercanía que no cabe en los grandes escenarios y festivales. Ese es su encanto, el cual junto a los discos, ha permitido que tantos escritores adoptasen las formas del jazz como modo de escritura.

En el caso del Jimmy Glass una imagen impagable se ofreció a nuestra mirada dos horas antes del concierto. Mark Turner, un señor espigado, con traje y corbata marrón, tocado con sombrero y estuche de saxofón al hombro, se dirigía al local por la calle Baja en un caminar clamo y ensimismado. El mismo semblante, impasible e impertérrito, que mostró a lo largo de todo el concierto. En contadas ocasiones se dibujó en su rostro una leve sonrisa. No obstante, esta actitud no impidió que el público entrase en calor a lo largo de las más de dos horas de actuación. Su relación con Jorge Rossy viene de lejos. Igual que la de los otros componentes del Jorge Rossy Vibe Quintet. Una formación muy reciente liderada por el percusionista barcelonés, que acaba de grabar un disco en Basilea. El mismo Rossy, con el vibráfono, da un toque sofisticado a la banda en temas propios como “Who now about tomorrow”. Doug Weiss desde el contrabajo y el veterano Al Foster a la batería favorecen que la más mínima inflexión rítmica sea asumida con pasmosa naturalidad por el conjunto. Así lo percibimos en la página de aroma criollo “ArteSano” de Guillermo Klein. La guitarra de Peter Bernstein y el propio vibráfono favorecen una hermosa textura armónica. El claro y unificado concepto de los solos impecablemente construidos, desde la sutilidad melódica de Turner a la expresividad de Berstein y Rossy, da idea de lo bien que se conocen. La sinapsis colectiva es más que evidente. El grupo es capaz de mantener en vilo al oyente desde la ternura con la que tamizan alguna de sus interpretaciones. Detallazo incluir “Mr. Smile” como homenaje a Juan Claudio Cifuentes “Cifu”. Con esta nueva formación Jorge Rossy añade un plus a una larga y prolífica carrera en la que destacan trabajos como el reciente Gershwin con el Kanan Quartet o la elegancia que destila su Quinteto en el que participa su hijo con la trompeta y él mismo con el piano. Este concierto inaugural puso el listón bien alto al resto del ciclo.

Daniel Martínez Babiloni

Crédito: http://www.jorgerossy.com/
Pie de foto: THE JORGE ROSSY VIBES QUINTET