Audioclasica

28.II.2016. Los colores de Bizet

Opera di Firenze. Prima de "LES P CHEURS DE PERLES".

Temporada de ópera 2015/2016. Opera di Firenze – Maggio Musicale Fiorentino 28-II-2016 EKATERINA SADOVNIKOVA, JESÚS GARCIA, LUCA GRASSI, NICOLAS TESTÉ. Orquesta y Coro del MAGGIO MUSICALE FIORENTINO. FABIO SPARVOLI, Dirección Escénica. RYAN MCADAMS, direción musical Bizet: Les pêcheurs de perles Aforo: 2.700 Asistencia: 95%         Cuando se habla de Bizet se piensa de inmediato en su obra más famosa, Carmen. Sin embargo el compositor galo, nacido en 1838 y prematuramente desaparecido en 1875, ha escrito por lo menos otras dos relevantes óperas antes de su último trabajo. Entre ellas Les pêcheurs de perles de 1863 (la otra…

Opera di Firenze. Prima de "LES P CHEURS DE PERLES".

Opera di Firenze. Prima de “LES P CHEURS DE PERLES”.

Temporada de ópera 2015/2016. Opera di Firenze – Maggio Musicale Fiorentino

28-II-2016

EKATERINA SADOVNIKOVA, JESÚS GARCIA, LUCA GRASSI, NICOLAS TESTÉ. Orquesta y Coro del MAGGIO MUSICALE FIORENTINO. FABIO SPARVOLI, Dirección Escénica. RYAN MCADAMS, direción musical

Bizet: Les pêcheurs de perles

Aforo: 2.700 Asistencia: 95%

 

 

 

 

Cuando se habla de Bizet se piensa de inmediato en su obra más famosa, Carmen. Sin embargo el compositor galo, nacido en 1838 y prematuramente desaparecido en 1875, ha escrito por lo menos otras dos relevantes óperas antes de su último trabajo. Entre ellas Les pêcheurs de perles de 1863 (la otra es La jolie fille de Perth) destaca por su gran invención melódica, la soberbia orquestación y el refinado desarrollo de las armonías, pese a una estructura dramatúrgica no siempre eficaz debido a la joven edad del compositor incapaz de imponerse sobre el frágil argumento y el desequilibrado libreto de Michel Carré y Eugène Cormon. Muchos son los momentos que quedan en la memoria del espectador. Entre ellos el aria de Nadir “Je crois entendre encore” es sin duda el más impactante, pero no menos impresionantes son el dueto del primer acto entre Nadir y Zurga (cuyo motivo, repetido varias veces a lo largo de la obra, es difícil olvidar) o el aria de Léïla del segundo. Es una lástima que los teatros no decidan poner más a menudo en su programación Les pêcheurs de perles. Hay que agradecer por tanto que Ópera de Florencia haya decidido volver a esta obra, presentándola en su temporada de ópera invernal, pero hay también que reprocharle haberla presentado en una versión espuria que, por un lado respetaba la versión original, pero por otro perseguía tradicionales e inadmisibles cortes a la partitura.

Pese a estos limites la interpretación musical fue modélica y muy lograda. El joven director estadounidense Ryan McAdams consiguió mantener muy bien el equilibrio entre las páginas de color exótico y las que se caracterizan por un fervor dramático más contundente y casi frenético. Su lectura resultó atenta a cada detalle, manejando muy bien la tensión así como las texturas presentes en la exquisita orquestación y la precisión de los detalles armónicos. Gracias también a la actuación de la orquesta del Maggio Musicale Fiorentino que fue excelente en todas sus secciones. El reparto por lo contario no fue a la misma altura de la dirección. El papel de Léïla se ofrece casi siempre a un soprano ligera pese a que su tesitura sea en realidad central y su línea vocal más bien dramática. Ekaterina Sadovnikova siguió lamentablemente esta tradición y pese a un timbre bastante agradable dio una interpretación bastante anodina del personaje debido a un volumen de voz insuficiente para un teatro de amplias dimensiones como es la nueva Ópera de Florencia. Problemas similares encontró también Jesús Garcia (Nadir) que tuvo además que luchar a menudo con una tesitura aguda muy inestable. Muy logrados estuvieron contrariamente Luca Grassi (Zurga), gracias a una voz de barítono redonda y expresiva, y Nicolas Testé en el pequeño pero importante papel de Nourabad.

La producción ideada por Fabio Sparvoli no era una novedad. Estrenada por primera vez en 2007 en Trieste ha viajado por varios teatros italianos antes de llegar a Florencia. Agradable a la vista (todo el espectáculo se desarrolla en una playa envuelta en colores azules, rojos y amarillos, ideada por Giorgio Richelli e iluminada por Vinicio Cheli) la puesta en escena no pareció estar demasiado interesada en analizar las psicologías de los personajes ya de por sí bastante planos en el libreto. Se echó en falta así el trabajo sobre la gestualidad de los cantantes que resultó ser aproximativa y superficial como también lo fueron las coreografías de Annarita Pasculli. El público que llenaba por completo la amplia sala acogió a todos los artistas con aplausos al final de la velada.

Gian Giacomo Stiffoni

Crédito: © Pietro Paolini – TerraProject – Contrasto

Pie de foto: Jesús Garcia en una escena del segundo acto de Les pêcheurs de perles