Audioclasica

28.IV.2016 Mixtur invita a una fiesta…

1-Barcelona_04-28-2016-Germán-2CLorenzo_Di_Nozzi.jpg

Palau de la Música Catalana. Palau 100 Constel·lació. Petit Palau ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN. PABLO RUS BROSETA, DIRECTOR Obras de H. Parra, P. Boulez, Y. Maresz y J. Harvey. Aforo: 583 Asistencia: 90%   … porque de auténtica celebración cabe considerar, como parte de la segunda semana de actividad del Festival Mixtur, la presencia en Barcelona del Ensemble Intercontemporain, bajo la cuidadosa y atenta dirección de un valor en alza, el valenciano Pablo Rus, y ante un público numeroso que colmó el aforo del Petit Palau -limitado por la puesta en escena– y respondió con satisfacción a una propuesta diversa y de…

© Lorenzo di Nozzi

© Lorenzo di Nozzi

Palau de la Música Catalana. Palau 100 Constel·lació. Petit Palau

ENSEMBLE INTERCONTEMPORAIN. PABLO RUS BROSETA, DIRECTOR

Obras de H. Parra, P. Boulez, Y. Maresz y J. Harvey.

Aforo: 583 Asistencia: 90%

 

… porque de auténtica celebración cabe considerar, como parte de la segunda semana de actividad del Festival Mixtur, la presencia en Barcelona del Ensemble Intercontemporain, bajo la cuidadosa y atenta dirección de un valor en alza, el valenciano Pablo Rus, y ante un público numeroso que colmó el aforo del Petit Palau -limitado por la puesta en escena– y respondió con satisfacción a una propuesta diversa y de sumo interés.

Abría el programa la tercera sinfonía de cámara, Sirrt die Secunde (2008), de Hèctor Parra, ejemplo de conjunción entre expresión poderosa, buen trabajo tímbrico -así, los destello luminosos agudos de flauta, oboe o percusión metálica, o la plenitud de los tutti– y trabajo meticuloso de un material fugaz que, sin embargo, se presenta con contornos contundentes, bordeando la agresividad; en eficaz contraste con la ligereza envolvente de una de las obras “de repertorio” del conjunto francés, la bouleziana Dérive 1, que gozó de un buen balance dinámico interno y de prestaciones solistas de enorme relieve (Dimitri Vassilakis, piano; Jérôme Comte, clarinete).

Precisamente Comte -que había de interpretar otra página de Boulez, el Dialogue de l’ombre double– se erigió en protagonista de Éclipse (1999), del monegasco Yan Maresz, para cerrar la primera parte: la indudable brillantez solista y la fluidez de circulación motívica de la obra, de concepto formal tan eficaz como tradicional, resaltaron en su apreciación, sin mayores pretensiones de trascendencia.

Muy diferente fue la composición que abrió el segundo tramo del concierto, el quinteto Death of Light / Light of Death (1998), de Jonathan Harvey, estrenada en su momento por el EIC y que reflexiona en sonidos sobre la famosa “Crucifixión” del Retablo de Issenheim de M. Grünewald; toda la carga expresionista del referente pictórico se vuelca en texturas energéticas, poseídas poco a poco por un cariz contemplativo y elaboradas con gran atención al elemento melódico (oboe/corno inglés) y a las resonancias graves, subrayadas en ocasiones por el uso del tam-tam. Lo que en la obra del británico pudiera pecar de densidad, es en Moins qu’un souffle, à peine un mouvement de l’air (2012), también de Parra, rítmica incisiva y aprovechamiento de las calidades solistas de la flauta, en las expertas manos de Sophie Cherrier, para redondear una velada de excepción para cualquier melómano (y no sólo contemporáneo).

 

Germán Gan Quesada