Audioclasica

10.V.2016. Donizetti en estilo francés

La-favorite_Venecia_05-10-2016

Temporada de ópera 2015/2016. Teatro la Fenice 10-V-2016 VERONICA SIMEONI, JOHN OSBORN, VITO PRIANTE, SIMON LIM, IVAN AYON RIVAS, PAULINE ROUILLARD. Orquesta y Coro del teatro La Fenice. ROSETTA CICCHI, Dirección Escénica. DONATO RENZETTI, direción musical. Donizetti: La Favorite Aforo: 1.000 Asistencia: 95%         La favorite es una de las obras clave de la madurez artística de Donizetti. Compleja en su dramaturgia musical, basada en el modelo de la Gran ópera francesa, la ópera del compositor italiano seduce por su novedosa orquestación y por la forma con que Donizetti supo compenetrar entre sí, de manera excelente, las…

Fondazione Teatro La Fenice DONIZETTI, LA FAVORITE Direttore: Donato Renzetti Regia: Rosetta Cucchi Scene: Massimo Checchetto Photo ©Michele Crosera

Fondazione Teatro La Fenice DONIZETTI, LA FAVORITE
Photo ©Michele Crosera

Temporada de ópera 2015/2016. Teatro la Fenice

10-V-2016

VERONICA SIMEONI, JOHN OSBORN, VITO PRIANTE, SIMON LIM, IVAN AYON RIVAS, PAULINE ROUILLARD. Orquesta y Coro del teatro La Fenice. ROSETTA CICCHI, Dirección Escénica. DONATO RENZETTI, direción musical.

Donizetti: La Favorite

Aforo: 1.000 Asistencia: 95%

 

 

 

 

La favorite es una de las obras clave de la madurez artística de Donizetti. Compleja en su dramaturgia musical, basada en el modelo de la Gran ópera francesa, la ópera del compositor italiano seduce por su novedosa orquestación y por la forma con que Donizetti supo compenetrar entre sí, de manera excelente, las formas de la ópera italiana y francesa, utilizando además con elegancia el color “exótico” tan apreciado en las producciones pertenecientes al ya citado género operístico galo. En el caso de La favorite – a raíz de la ambientación ibérica del argumento – el español. La romanza del Alphonse XI del segundo acto, así como los motivos utilizados en los bailes presentes en el mismo acto, lucen de hecho evidentes elementos musicales sacados del folclore hispánico y parecen anticipar la manera con lo que los usará Bizet varios años más adelante en su famosa Carmen.

La versión francesa de La favorite no es fácil de escuchar. Todavía hoy en día se prefiere utilizar la traducción italiana que además de presentar varios cortes, deja de lado toda la sección coreográfica del segundo acto. En esta forma se escuchó la última vez en el Teatro La Fenice, hace casi treinta años, en una prestigiosa producción (a la que quien escribe tuvo la oportunidad de asistir) con la puesta en escena de Luciano Pavarotti y con la inolvidable Shirley Verrett en el papel principal. Hay que agradecer pues que el coliseo veneciano haya optado volver en esta temporada al “texto” original utilizando además la edición crítica de 1997 de Rebecca Harris-Warrick. De esta forma ha sido posible apreciar integralmente la calidad musical de este imprescindible título donizettiano, así como valorar en su totalidad la importancia dramática presente en sus únicas soluciones musicales.

El lenguaje utilizado por Donizetti se basa esencialmente sobre en la palabra, creando un continuum sin fisuras entre recitativos, partes declamadas, arias y escenas de conjunto. El canto se enlaza indeleblemente con la orquesta siempre con gran elegancia y utilizando de forma precisa y en momentos asombrosos de los instrumentos solistas. Pese a la buena prueba de la orquesta de la Fenice, la dirección musical de Donato Renzetti no consiguió sin embargo valorizar todos estos aspectos presentes en la partitura. Muchos fueron de hecho los desajustes dentro del conjunto orquestal y entre foso y escenario, dentro de una lectura, en general, bastante plana, por momentos pesada, desequilibrada y sobre todo poco transparente en la realización del entramado orquestal. Mejor fue el reparto vocal pese a estar influenciado negativamente por una seguramente escasa preparación en la sala de ensayos y una general monotonía interpretativa. Veronica Simenoni fue una Léonor muy lograda en su actuación sobre la escena y en su interpretación vocal gracias a registro medio grave muy hermoso y equilibrado. John Osborn proporcionó una interpretación modélica de Fernand trabajando sobre todo en la sección mediana de la voz y utilizando a la perfección el fraseo como en la famosa aria Ange si pur del cuarto acto. Vito Pariante estuvo por lo contrario algo soso en el la interpretación de Alphonse XI pero lució una cálida y elegante voz de barítono. Excelente el Balthazr del bajo coreano Simon Lee así como el Don Gaspar de Ivan Ayon Rivas, mientras algo floja resultó la Inés de Pauline Rouillard
Poco que decir sobre la puesta en escena de Rosetta Cucchi. El traslado de la ambientación original española a una indefinida época futurista, además de quitar la necesaria coherencia entre el color local presente en la música y la escena, no fue capaz de ofrecer una lectura interpretativa novedosa, ignorando asimismo, como pasa demasiado menudo hoy en día, la indicaciones dramatúrgicas presentes en la partitura. La idea era de poner en relieve la figura femenina, despojada de su independencia dentro de un marco masculino asfixiante. Algo muy lejos y de calado forzadamente feminista, del sentido último de la obra (basada en Les Amantes malheureux de Baculard d’Arnaud) que se centra más en la perturbadora – y nada resolutiva – contradicción entre amor y honor en un opresivo contexto cortesano y religioso. Dentro de un marco escénico – obra de Massimo Checchetto – demasiado alusivo pero con las luces sugestivas de Gabio Berrettin, todo resultó forzado y en ciertos momentos francamente ridículo e incoherente. Una lástima. Discreto éxito al final de la velada sobre todo para los cantantes principales.

Gian Giacomo Stiffoni

Crédito: ©Michele Crosera

Pie de foto: Veronica Simenoni, John Osborn y Vito Priante en en la escena final tercer acto de La Favorite