Audioclasica

19.VI.2016 Un estreno para recordar

Crédito: Sigma Project  
Un momento en el ensayo de Songs of innocence and experience

I Festival de Música actual, I ara què? Auditori Germanies SIGMA PROJECT QUARTET: Andrés Gomis, Josetxo Silguero, Àngel Soria y Alberto Chaves. José Vicente Fuentes Castilla: Songs of innocence and experience. Opera for saxophone quartet. Aforo: 542 Asistencia: 80 %   Ya quisiera para sí, cualquier festival de música contemporánea establecido, el aforo que Sigma Project alcanzó en el estreno de la ópera para saxofones sopranos de José Vicente Fuentes Castilla (1986), Songs of innocence and experience. El patio de butacas del Auditori Germanies de la ciudad valenciana de Manises rozó el lleno en la primera jornada del primer festival…

Crédito: Sigma Project   Un momento en el ensayo de Songs of innocence and experience

Crédito: Sigma Project
Un momento en el ensayo de Songs of innocence and experience

I Festival de Música actual, I ara què? Auditori Germanies

SIGMA PROJECT QUARTET: Andrés Gomis, Josetxo Silguero, Àngel Soria y Alberto Chaves.

José Vicente Fuentes Castilla: Songs of innocence and experience. Opera for saxophone quartet.

Aforo: 542 Asistencia: 80 %

 

Ya quisiera para sí, cualquier festival de música contemporánea establecido, el aforo que Sigma Project alcanzó en el estreno de la ópera para saxofones sopranos de José Vicente Fuentes Castilla (1986), Songs of innocence and experience. El patio de butacas del Auditori Germanies de la ciudad valenciana de Manises rozó el lleno en la primera jornada del primer festival de música actual organizado por el Ateneu Cultural. Éste es una escuela de arte, en el más amplio y filosófico sentido de la palabra, impulsada por el propio compositor en su faceta pedagógica y gestora. Tiene como lema: “La música no se puede entender sin el resto de artes…”. Poco más se puede añadir. El festival transcurre en dos días y se apellida “de música actual”. Como subtitulo consta la pregunta I ara què? (¿Y ahora qué?) en referencia a los cuatro estrenos absolutos que pueblan su programa. La única condición es que los autores interpetados, todos valencianos en esta ocasión, expliquen su obra al público.

Songs of innocence and experience fue comentada desde una brevísima nota en el programa de mano. Transita entre la inocencia de un infante y la mirada de quien con los cabellos grises apela a los “niños de la edad futura”. Todo un conglomerado de textos e ideas que se hablan, se susurran, se espetan, se cantan o se silban. Esta estructura textual da lugar a una serie de secuencias poéticas en las que los cuatro saxofonistas tañen, además de sus sopranos, tam-tams, campanas que recuerdan al Big Ben, guitarras eléctricas con arco, plásticos con los pies, cadenas, barreños con agua o echan a andar varios metrónomos desde diferentes alturas, físicas y armónicas. Es una cita de Ligeti. También aparece el tratamiento fonético de George Crumb y destellos de la poesía fonética de Flatus Vocis Trío y sonoridades acuosas del viejo Taller de Música Mundana. La música es abstracta, heredera del Jesús Villa-Rojo más experimental, al fin y al cabo casi hablamos del mismo instrumento. La electrónica de Juan Andrés Beato y Pere Vicalet devuelve resultados parejos a aquellos. Esa es la línea general, salpicada con pasajes corales, una melancólica canción popular que habla de los niños pobres, momentos líricos de ambiente onírico y un vívido fragmento repetitivo de corte minimalista.

Esta “sigma” de elementos e ideas conduce a un final en el que la voz es protagonista. Es una ópera. Sin embargo, su tratamiento no fue siempre el más adecuado. Muchas veces el mensaje se perdía por su escasa proyección, a pesar de su amplificación, o por la falta de expresión. Queda pendiente para la natural revisión de la obra. Las continuas miradas del cuarteto hacia una pantalla situada en el piso superior con la que sus componentes son sincronizados también fueron otro elemento perturbador. No obstante, el resultado es tremendamente atractivo y, ya lo hemos dicho, muy poético. La creatividad y virtuosismo de Sigma Project son patentes. A ello hay que añadir el adecuado manejo de las luces en tonalidades verdes, azules, blancas, amarillas o rojas y el escalonado escenario que ayuda a sumergirse en la escucha de este variopinto mundo sonoro.

Songs of innocence and experience finaliza con una voz en off en lontananza cuando los músicos abandonan la escena. No olviden este nombre: José Vicente Fuentes Castilla. Tendremos que estar pendientes de él, tanto en lo musical como en todo lo demás.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI