Audioclasica

Introducción a la forma sonata

clementi_horowitz.jpg

La forma de sonata es -junto a la fuga– una de las estructuras musicales más prestigiosas y significativas de la tradición occidental. Omnipresente en la música instrumental -desde la música solista a la sinfónica- a lo largo de un ciclo vital de más de un siglo de tradición que cubre aproximadamente desde Haydn hasta Mahler, la forma de sonata se ha manifestado a través de las proporciones más modestas -movimientos de sonatina de uno o dos minutos de duración- hasta las más colosales. En este artículo introducimos esta forma musical tomando como referencia los movimientos iniciales de las Seis sonatinas op.36 [1797] de Muzio…

clementi_horowitzLa forma de sonata es -junto a la fuga– una de las estructuras musicales más prestigiosas y significativas de la tradición occidental. Omnipresente en la música instrumental -desde la música solista a la sinfónica- a lo largo de un ciclo vital de más de un siglo de tradición que cubre aproximadamente desde Haydn hasta Mahler, la forma de sonata se ha manifestado a través de las proporciones más modestas -movimientos de sonatina de uno o dos minutos de duración- hasta las más colosales.

En este artículo introducimos esta forma musical tomando como referencia los movimientos iniciales de las Seis sonatinas op.36 [1797] de Muzio Clementi, seis formas de sonata en miniatura de complejidad creciente, que nos servirán para ilustrar los rasgos más sobresalientes de este género.

 

La música para piano de Muzio Clementi

Grabado con una efigie de Muzio Clementi.

Grabado con una efigie de Muzio Clementi.

Pianista, editor musical, pedagogo y fabricante de pianos italiano nacionalizado inglés y radicado en Londres, Muzio Clementi fue uno de los compositores de música para piano más influyentes de su tiempo. Competidor de Mozart en un conocido duelo musical celebrado en diciembre de 1781 durante una de sus giras europeas, es considerado uno de los principales artífices de la transición del piano clásico al romántico.

Su producción pianística incluye 70 sonatas compuestas entre las décadas de 1770 y 1820, así como un amplio repertorio de obras pedagógicas que incluye los 100 estudios incluidos en su Gradus ad Parnassum op.44 [1817-26], extraordinario compendio que anticipa texturas de Robert Schumann (Christopher John Murray, Encyclopedia of the Romantic Era, 1760-1850, 2014).

Su obra pianística fue muy conocida en su tiempo -como lo atestiguan las citas musicales de Mozart y Beethoven recogidas más abajo- aunque ha sobrevivido hasta nuestros días principalmente a través de sus sonatinas (op.36 y op.37), obras educativas que casi todos los pianistas han tocado durante sus primeros años de estudio del instrumento.


Clementi a través del espejo

La enorme difusión de la música de Clementi durante las últimas décadas del siglo XVIII y las primeras del XIX explican la presencia de “préstamos” musicales en algunas de las obras más destacadas del Clasicismo vienés. La popularidad de La flauta mágica obligó a Clementi a aclarar, en cada una de las reediciones que publicó de su Sonata op.24 nº2, que la obra fue compuesta diez años antes que la ópera mozartiana.

La Sonatina burocrática de Satie, una “deconstrucción” en clave de humor de la célebre Sonatina op.36 nº1 de Clementi, testimonia la celebridad de esta obra a principios del siglo XX.




Las Seis Sonatinas op.36 de Clementi (Análisis)

Portada de una edición de las Sonatinas op.36 de Clementi.

Portada de una edición de las Sonatinas op.36 de Clementi.

La sonatina es una denominación empleada para denotar el carácter didáctico o la simplicidad técnica de una pequeña sonata.

Como pianista de renombre, pedagogo y editor musical, Clementi dedicó una parte de su producción a este singular género. Las seis sonatinas op.36 no solo se sitúan en el nivel más bajo (técnicamente hablando) de su producción, sino que están dispuestas en orden creciente de longitud y dificultad.

Publicadas en torno a 1797, estas obras exhiben un inconfundible estilo clásico, y conjugan de forma admirable la sencillez técnica con una gracilidad e inspiración casi mozartianas. Las seis sonatas constan de tres movimientos (salvo la sexta, que consta de dos), el primero de los cuales está siempre dispuesto en forma de sonata.

Resumimos las características de los movimientos iniciales de cada sonatina:

  1. En Do mayor, compás de 2/2. Extensión ||: 15 cc :||: 23 cc :||.
  2. En Sol mayor, compás de 2/4. Extensión ||: 22 cc. :||: 37 cc. :||.
  3. En Do mayor, compás de 4/4. Extensión ||: 26 cc. :||: 38 cc. :||.
  4. En Fa mayor, compás de 3/4. Extensión ||: 30 cc. :||: 41 cc. :||.
  5. En Sol mayor, compás de 4/4. Extensión ||: 34 cc. :||: 50 cc. :||.
  6. En Re mayor, compás de 4/4. Extensión ||: 38 cc. :||: 52 cc. :||.

1. Análisis de la Sonatina op. 36 nº1 en Do mayor

Esta sonatina consta de tres movimientos, con el central en la tonalidad de Fa (IV de la tonalidad principal). Los tres exhiben una forma de sonata en miniatura. Solo el movimiento central cuenta con una sección semejante a un Desarrollo, pues los movimientos extremos enlazan la Exposición y la Recapitulación mediante un simple puente en forma de pedal de dominante.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (15 cc.) :||: Puente (8 cc.) | Recapitulación (15 cc.) :||

La Exposición consta de un Tema A en Do mayor y un Tema B en Sol mayor. La Recapitulación sigue un esquema idéntico, pero manteniendo la tonalidad de Do mayor en ambos temas, cumpliendo así un requisito fundamental de la forma de sonata: Que la tensión tonal entre la tónica (Do) y la dominante (Sol) expresada en la Exposición, quede resuelta en la Recapitulación mediante el predominio de la tónica (Do).

Tanto el Tema A como el Tema B tienen estructura de periodo binario de 4 + 4 cc. El solapamiento del último compás de primero con el compás inicial del segundo explica que el número de compases de la Exposición sea de 15, en lugar de 16.

En relación con lo anterior, debe aclararse el significado de la escala ascendente del c.8: A primera vista podría interpretarse como una simple soldadura, es decir, como un fragmento melódico que enlaza el final de una frase con el inicio de la siguiente sin pertenecer realmente a ninguna de las dos. A ello contribuye, sin duda, la ausencia de acompañamiento y el carácter trivial del gesto melódico. Sin embargo, la simetría entre los cc.8-9 y 10-11 nos revela que dicha escala forma, en efecto, parte del Tema B.

En cuanto a la estructura tonal del Tema A, tanto el antecedente (cc.1-4) como el consecuente (cc.5-8) cadencian en el V grado (semicadencia), pero el consecuente introduce elementos propios de esta tonalidad (función de subdominante, amplificación de la dominante mediante el acorde de sexta y cuarta cadencial) y cumple así también la función de transición. Durante la Recapitulación, el consecuente del Tema A es modificado de modo que cierre tonalmente el periodo por medio de una cadencia perfecta en Do.

El Tema B tiene estructura de periodo ternario, con un antecedente (cc.8-11) dividido en dos semifrases simétricas, y un consecuente (cc.12-15) conclusivo mediante una cadencia perfecta. El Tema B -en Sol mayor en la Exposición y en Do mayor en la Recapitulación- actúa así como una amplificación tonal de la cadencia que cerraba en cada caso el Tema A. La brevedad de este movimiento revela de forma muy clara que la Exposición y la Recapitulación de una sonata actúan en el fondo como un Antecedente (V) y un Consecuente (I) a gran escala.

Como hemos adelantado, la sección que media entre la Exposición y la Recapitulación de esta sonata no puede considerarse aún un Desarrollo, entendido este al menos como una sección modulante de contraste, sino como un simple Puente. Es decir, como un breve fragmento basado en la dominante de la tonalidad principal cuya función es preparar la Recapitulación. En este caso, encontramos de nuevo un periodo binario de 4 + 4 cc. en Do menor (homónimo de la tonalidad principal), basado en el motivo inicial del Tema A y de carácter semicadencial (es decir, terminado en el V grado.



2. Análisis de la Sonatina op. 36 nº2 en Sol mayor

Esta sonatina consta de tres movimientos, con el central en la tonalidad de Do (IV de la tonalidad principal). El movimiento inicial tiene forma de sonata, mientras el segundo y el tercero tienen forma lied o ternaria (A B A). Ahora bien, mientras en el movimiento lento la sección central tiene carácter de desarrollo (modulante), la del allegro final tiene carácter de Tema B de sonata y está introducida por una sección de transición.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (22 cc.) :||: Desarrollo (14 cc.) | Recapitulación (23 cc.) :||

La Exposición consta de un Tema A con estructura de periodo binario de 4 + 4 cc., con un antecedente terminado en cadencia imperfecta y un consecuente semicadencial que actúa -como ocurría con la sonatina nº1- como transición. El Tema B es un periodo binario de 6 + 6 cc. -ambos terminados en cadencia perfecta- con dos compases adicionales a modo de amplificación cadencial o codeta. Como es norma en la forma sonata, el Tema B es enunciado en la tonalidad secundaria (Re mayor) en la Exposición y en la principal (Sol mayor) en la Recapitulación.

Esta sonatina presenta ya una tímida sección de Desarrollo, basado en el motivo inicial del Tema A. Su estructura tonal es aún muy simple: Consiste básicamente en un círculo de quintas de retorno a la tonalidad principal -V/II II V I- que resuelve en una semicadencia (V) que es prolongada mediante un pedal de dominante. La extensión a lo largo de seis compases de la región V/II II permite considerar a La menor (II) como tonalidad de paso del Desarrollo.

La Recapitulación procede de forma idéntica a la de la sonatina nº1: El consecuente del Tema A es modificado para terminar en la tonalidad principal mediante una cadencia perfecta, y dar entrada así al Tema B, también en la tonalidad de Sol mayor. La codeta se extiende durante un compás más para reforzar la conclusión de la pieza.



3. Análisis de la Sonatina op. 36 nº3 en Do mayor

Esta sonatina consta de tres movimientos, con el central en la tonalidad de Sol (V de la tonalidad principal). El movimiento inicial tiene forma de sonata, mientras el segundo tiene forma binaria A A’ y el tercero un forma ternaria (A B A) similar a la del movimiento final de la sonatina nº2, pero con una pequeña coda.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (26 cc.) :||: Puente (9 cc.) | Recapitulación (29 cc.) :||

La mayor extensión de este Allegro inicial con respecto a los de las sonatinas anteriores no se obtiene gracias a la sección central (que es de nuevo un simple puente en forma de pedal de dominante), sino gracias a la mayor complejidad de la Exposición y la Recapitulación.

El Tema A consta de dos ideas musicales, a1 y a2: La primera establece la tonalidad de forma “pasiva”, sobre un pedal de tónica, mientras la segunda lo hace de forma activa a través de un periodo binario de 4 + 4 cc. con sendas cadencias perfectas, la primera “femenina” (doble apoyatura en el final de la frase) y la segunda “masculina (con final en parte fuerte del compás).

| a1 (4 cc.) ped(I) | a2 (4 cc.) CP(f) | a2 (4 cc.) CP(m) |

En la Recapitulación, y para evitar la monotonía que habría producido la yuxtaposición de la cadencia perfecta del Tema A (en Do) y la entrada inmediata del Tema B (también en Do), la sección a2 es reelaborada secuencialmente y conducida a una semicadencia, que es prolongada a su vez por un pedal de dominante.

| a1 (4 cc.) ped(I) | a2′ (7 cc.) SC + ped(V) (3 cc.) |

El Tema B irrumpe en la Exposición en Sol mayor (V) sin preparación alguna, y consta de tres ideas musicales, b1, b2 y b3. La primera establece la tonalidad de forma pasiva, manteniendo la tónica en el bajo con una bordadura de sensible. Resuelve solapándose con una segunda idea (b2), consistente en una escala ascendente armonizada primero como I y después como VI, hasta desembocar en una tercera idea (b3) de carácter cadencial, estructurada en forma de periodo binario de 3 + 4 cc. El antecedente b3 queda interrumpido en la dominante (cadencia incompleta), y el consecuente resuelve con una potente cadencia perfecta.

| b1 (4 cc.) | b2 (1 c.)  b2 (1 c.) b3 (3 cc.) CX | b3 (4 cc.) CP |

En la Recapitulación, el Tema B (en Do) perfecciona su simetría del siguiente modo: b2 y b3 se integran para formar un periodo binario conjuntamente. A su vez, se completa la cadencia del antecedente mediante la resolución V I, igualando la longitud del antecedente y el consecuente.

| b1 (4 cc.) | b2  b2 b3 (5 cc.) CP | b2 b2 b3 (5 cc.) CP |

Esta “simetrización” del Tema B en la Recapitulación puede entenderse como un mecanismo de resolución de la tensión “formal” de la Exposición, análogo a la resolución de la tensión “tonal” derivada de mantener el tema A y B dentro de la misma tonalidad.



4. Análisis de la Sonatina op. 36 nº4 en Fa mayor

Esta sonatina consta de tres movimientos, con el central en la tonalidad de Si bemol (IV de la tonalidad principal). El movimiento central tiene forma ternaria (A B A) con coda, donde B tiene carácter de desarrollo. El movimiento final, aunque recibe la denominación rondó, se ajusta formalmente al modelo de movimiento final descrito en las anteriores sonatinas: Una forma ternaria (A B A) donde B tiene carácter de transición + Tema B en la tonalidad de la dominante.

Esta sonatina incrementa su complejidad mediante dos vías estudiadas en los ejemplos anteriores: Por un lado, la estructura de los temas es más compleja. Por otro, la sección de Desarrollo discurre por una variedad mayor de regiones tonales.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (30 cc.) :||: Desarrollo (17 cc.) | Recapitulación (24 cc.) :||

El Tema A consta de dos ideas -a1 y a2-, organizadas en forma de periodo binario | a1 a2 | a1 a2’|. La idea a1 establece la tonalidad de forma pasiva (pedal de tónica) mientras la segunda lo hace de forma cadencial (semicadencia). La sección a2 del consecuente reutiliza libremente el motivo inicial de a2 para conducirlo a la tonalidad de la dominante mediante una cadencia perfecta en la nueva tonalidad, actuando así como transición.

| a1 (4 cc.) ped(I) | a2 (4 cc.) SC | a1 (4 cc.) ped(I) | a2′ (5 cc.) SC (tran) |

El Tema B es un simple periodo binario de 4 + 4 cc. con doble cadencia perfecta, pero tiene la singularidad de que el motivo del consecuente es una inversión libre del motivo del antecedente.

El Desarrollo combina y enriquece algunas de las técnicas estudiadas en las piezas anteriores. Se inicia con un pedal de dominante, sugiriendo así un carácter de mero puente. Por sorpresa (la dinámica p pasa a f), irrumpe la dominante del VI grado (Re menor) en forma de pedal, que resolverá en un círculo de quintas de retorno a la tonalidad principal -V/II II V I- (como el que vimos en la sonatina nº2, pero con acordes de séptima disminuida y retardos de cuarta), que desembocará igualmente en una semicadencia amplificada por un pedal de dominante.

De este modo, las tonalidades de paso del Desarrollo son el VI (Re menor) y el II (Sol menor).

En la Recapitulación, el Tema A es reestructurado tras la entrada de b1, de forma que el motivo b2 da lugar a una nueva transición mediante una flexión inicial al IV grado (Si bemol mayor) seguida de un nuevo círculo de quintas de retorno a la tonalidad principal -V/II II V I- que culmina en una cadencia perfecta.

La codeta del Tema B de la Recapitulación reproduce el juego de inversiones característico de este tema, invirtiendo el sentido de las escalas con respecto al sentido ascendente de la codeta de la Exposición.



5. Análisis de la Sonatina op. 36 nº5 en Sol mayor

Esta sonatina consta de tres movimientos, con el central en la tonalidad de Do (IV de la tonalidad principal). El movimiento central -titulado Aire suizo- tiene una estructura ternaria ampliada (A1 A2 B A1′), mientras que el movimiento final -etiquetado como rondó- tiene una estructura similar a la del “rondó” de la sonatina nº4.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (34 cc.) :||: Desarrollo (16 cc.) | Recapitulación (34 cc.) :||

El Tema A consta de una idea principal -a1- que es organizada en forma de periodo binario doble | a11 a12 | a11 a12’|, de forma similar al tema principal de la sonatina nº4. La variante a11 establece la tonalidad de forma pasiva (pedal de tónica) mientras la segunda (a12) lo hace de forma cadencial (semicadencia). La sección a12 del consecuente reutiliza libremente el motivo inicial de a12 para conducirlo a la tonalidad de la dominante mediante una cadencia perfecta en la nueva tonalidad, actuando así como transición.

| a11 (4 cc.) ped(I) | a12 (4 cc.) SC | a11 (4 cc.) ped(I) | a12 (4 cc.) SC (tran) |

El Tema B se inicia solapado con el final del Tema A. Consiste en un periodo ternario ternario, con un antecedente pasivo (pedal de tónica) dividido en dos semifrases simétricas (b1), y un consecuente activo (b2), cerrado mediante una cadencia perfecta.

La sección B se cierra con una elaborada codeta de 10 compases, basada en una nueva idea musical situada en la mano izquierda (b3) estructurada en forma de periodo binario con doble cadencia perfecta.

El Desarrollo de esta sonatina da un paso más en complejidad con respecto a las anteriores. Se inicia con una primera secuencia modulante basada en el motivo a1 que parte del homónimo menor de la tonalidad principal (Sol menor, Im) y se desplaza después a su relativo mayor (Si♭ mayor,♭III). Una segunda secuencia modulante ascendente recorre las regiones del IVm (Do menor) y el V (Re mayor) para desembocar en un pedal de dominante.

La Recapitulación adapta la sección a12 final del Tema A para concluirlo en una cadencia perfecta en la tonalidad principal, permitiendo así la entrada del Tema B en Do mayor y la conclusión de la pieza sin cambios adicionales.



6. Análisis de la Sonatina op. 36 nº6 en Re mayor

Esta sonatina consta de solo dos movimientos, el segundo de los cuales -etiquetado como rondó- tiene una estructura similar a la de los rondós de las sonatinas nº4 y 5.

La sonata del primer movimiento está estructurada del siguiente modo:

||: Exposición (38 cc.) :||: Desarrollo (18 cc.) | Recapitulación (34 cc.) :||

El más extenso de los movimientos de esta colección de sonatinas es un paso más complejo que los movimientos analizados hasta hora, pues cuenta con una sección de transición independiente del tema A. El Tema A tiene una estructura idéntica a la del tema principal de la sonatina nº3, con una primera sección pasiva (pedal) seguida de un periodo binario conclusivo con cadencia perfecta (femenina y masculina). El tema se cierra con una codeta basada de nuevo en un pedal de tónica.

| a1 (4 cc.) ped(I) | a2 (4 cc.) CP(f) | a2 (4 cc.) CP(m) | a3 (4 cc.) ped(I) |

La transición, de siete compases, arranca con un motivo propio. La modulación se produce alcanzando la nueva tonalidad primero desde su dominante, y en un segundo momento, pasando por la dominante de su dominante para alcanzar una semicadencia.

El Tema B es un periodo binario (b1) de carácter conclusivo (semicadencia y cadencia perfecta) de 4 + 4 cc. A continuación sigue un segundo periodo binario (b2) que confirma doblemente la cadencia realizada anteriormente, por lo que puede una codeta o grupo final.

El Desarrollo de esta sonatina es también el más extenso de la colección. Comienza por una breve secuencia en círculo de quintas modulante que retorna a la tonalidad principal (La mayor – Re mayor). Le sigue un círculo de quintas de retorno a la tonalidad principal -V/II II V I, Mi menor y Re mayor- que realiza una flexión en el IV grado (Sol mayor) antes de resolver en una semicadencia, que es amplificada mediante un breve pedal de dominante.

La Recapitulación abrevia la transición, sustituyéndola por una progresión semicadencial.



 


Fuente: Historía de la Música, Rafael Fernández de Larrinoa