Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 119

Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 127

Audioclasica

1-XII-2017 Pasiones barrocas

BARCELONA Gran Teatre del Liceu. Temporada 2017-2018 LEE, PUÉRTOLAS, BEAUMONT, MINECCIA, DE DONATO. ENSEMBLE MATHEUS. JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI, director. Claudio Monteverdi: L’incoronazione di Poppea Aforo: 2286 Asistencia: 60% Tras su exitosa visita hace un par de temporadas con el Serse haendeliano, volvía el Ensemble Matheus al Liceu para afrontar, en doble sesión, la última aportación operística de Monteverdi, que gozó en él de una recordada puesta en escena en febrero de 2009: intervalo justo para volver a disfrutar de un título imprescindible y que, pese a las prevenciones habituales hacia las peculiares características de la ópera barroca, no se resintió en…

©Monika Rittershaus

©Monika Rittershaus

BARCELONA

Gran Teatre del Liceu. Temporada 2017-2018

LEE, PUÉRTOLAS, BEAUMONT, MINECCIA, DE DONATO. ENSEMBLE MATHEUS. JEAN-CHRISTOPHE SPINOSI, director.

Claudio Monteverdi: L’incoronazione di Poppea

Aforo: 2286 Asistencia: 60%

Tras su exitosa visita hace un par de temporadas con el Serse haendeliano, volvía el Ensemble Matheus al Liceu para afrontar, en doble sesión, la última aportación operística de Monteverdi, que gozó en él de una recordada puesta en escena en febrero de 2009: intervalo justo para volver a disfrutar de un título imprescindible y que, pese a las prevenciones habituales hacia las peculiares características de la ópera barroca, no se resintió en absoluto de la condición de “versión de concierto”, menos aún merced a un inteligente uso de elementos mínimos de atrezo y a un movimiento actoral preciso.

Spinosi, muy comunicativo, sacó buen provecho de un conjunto tímbricamente diverso, con la inclusión de fagot, dúo de flautas de pico, cornetto (que, por la frialdad de la sala, pasó malos momentos de emisión y afinación) y muy moderada percusión –tan solo en el preludio o en episodios de marcado carácter danzante– para colorear el núcleo de cuerda y un bajo continuo diverso (clave, órgano positivo, trío de viole da gamba y violone como fórmula ), con el aditamento especialmente feliz de dulcimer, arpa y tiorba en algunos números.

¿Resultado? Variedad en los ritornelli, dosificación acertada de efectos dramáticos (silencios súbitos, crescendi, trémolos), imaginativa recreación de los recitativos en cuanto a realización armónica y figuraciones rítmicas, vigor y control en los ataques y acierto en el contraste de affetti, algo más pálido, sin embargo, en los momentos climáticos, como toda la escena final del acto tercero, que flaqueó también en la conexión escénica y vocal de la pareja protagonista en el famoso dúo conclusivo, donde Soledad Puértolas (Poppea) y David DQ Lee (Nerone) mostraron palpablemente su divergencia en la encarnación de ambos personajes: carnal, de ajustada expresividad sin perder la elegancia vocal aquélla, histriónico y afectado en el ataque –no es necesario subrayar el carácter caprichoso del scelerato emperador– éste, cuya adecuada proyección no oculta una claridad de timbre que no favorece los momentos más solemnes de su parte.

Un aplauso prolongado y entusiasta premió la labor del conjunto instrumental y del dúo titular, así como la del resto del reparto; consignemos, entre los papeles principales, la inestimable labor de Maite Beaumont (Virtud/Ottavia/Damisela de la emperatriz), con su magnífico lamento del acto primero (“Disprezzata Regina”), la capacidad de expresión de cambiantes estados de ánimo del Ottone de Filippo Mineccia, que manejó con inteligencia un volumen solo razonable, y el registro homogéneo y gusto en reguladores sforzandi de Luigi De Donato como Séneca; sin olvidar la línea de canto seductora de Emilie Rose Bry (Amor/Valletto/Pallade), especialmente en su dúo del acto segundo –casi un Cherubino avant la lettre–, la elegancia, pese a una emisión inestable, de Veronica Cangemi (Fortuna/Drusilla) y, especialmente, la precisa dicción y camaleónica aptitud de Francisco Fernández Rueda en sus seis personajes dramáticos.

Germán Gan Quesada

essay writing servicepay for essaybuy custom essays