Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 119

Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 127

Audioclasica

14-IV-2018 Retrato de una dama

MADRID. Temporada de Ópera. Teatro Real ANNA CATERINA ANTONACCI, Isabel I. LEONARDO CAPALBO, Robert Devereux. PAULA MURRIHY, Frances. DUNCAN ROCK, Lord Mountjoy. SOPHIA BEVAN, Penelope. ORQUESTA Y CORO TITULARES DEL TEATRO REAL. IVOR BOLTON, director. Dirección escénica de DAVID McVICAR. Benjamin Britten: Gloriana Aforo: 1.746 Asistencia: 99 % Coincidiendo con el World Opera Forum, celebrado este año en Madrid con el Teatro Real como anfitrión, el coliseo madrileño se apunta un tanto con una flamante producción de la ópera menos representada de quien se está alzando como uno de los más grandes operistas del siglo XX, Gloriana (1953) y Benjamin Britten, respectivamente. Compuesta por…

Una escena de Gloriana en el Teatro Real (crédito fotográfico: Javier del Real).

Una escena de Gloriana en el Teatro Real (crédito fotográfico: Javier del Real).

MADRID. Temporada de Ópera. Teatro Real

ANNA CATERINA ANTONACCI, Isabel I. LEONARDO CAPALBO, Robert Devereux. PAULA MURRIHY, Frances. DUNCAN ROCK, Lord Mountjoy. SOPHIA BEVAN, Penelope. ORQUESTA Y CORO TITULARES DEL TEATRO REAL. IVOR BOLTON, director. Dirección escénica de DAVID McVICAR.

Benjamin Britten: Gloriana

Aforo: 1.746 Asistencia: 99 %

Coincidiendo con el World Opera Forum, celebrado este año en Madrid con el Teatro Real como anfitrión, el coliseo madrileño se apunta un tanto con una flamante producción de la ópera menos representada de quien se está alzando como uno de los más grandes operistas del siglo XX, Gloriana (1953) y Benjamin Britten, respectivamente.

Compuesta por encargo para las celebraciones de la coronación de la reina Isabel II de Inglaterra, la obra deja entrever ciertos equilibrios por parte del libretista y el compositor en el abordaje de una temática sensible que iba a ser estrenada ante un público quizá más comprometido con la monarquía que con el arte o la música. Gloriana evita a toda costa el panegírico y apuesta por un retrato intimista de la monarca en su ocaso, siguiendo la estela de otras reflexiones sobre la soledad del poder tan consagradas como el Felipe II de Verdi o el Boris musorgskyano. El lenguaje dramático es ágil y transparente como el de un filme, y la partitura más eufónica de lo habitual en su autor, sin perder el sello característico, pero dulcificado por las recreación de modelos históricos isabelinos, así como por la profusión aquí y allá de luminosas sonoridades triádicas.

El resultado es una bella y delicada estampa musical que gira en torno a la reina, protagonista de momentos que debieron resultar bastante incómodos en el estreno de la obra -arranques de amor y de ira, el robo del vestido, su aparición sin peluca, etc.- pero que quedan lejos del tormento y la intensidad vividos por los antecesores operísticos antes citados, sean rusos o españoles, más aún ante un auditorio tan distanciado emocionalmente de semejantes avatares como es el madrileño.

La puesta en escena -presidida por una oscura tribuna que rodea una superficie giratoria coronada por tres arcos dorados y colore- y la dirección de actores se caracterizó por la elegancia, la sobriedad, la naturalidad y el tono reverencial que los ingleses suelen tributar, no ya a su reina, sino a su más grande compositor de todos los tiempos, circunstancia que -como ya hemos señalado en otras ocasiones- quizá no sea la más efectiva para “exportar” el genio de Britten allende el canal de la Mancha. Asimismo, la parte orquestal cumplió con los estándares de calidad y estilo habituales en los directores británicos, brindando así una experiencia musical de una rara y refinada belleza.

Mención aparte merece la encarnación del rol principal por parte de Anna Caterina Antonacci, camaleónica artista (y excelente cantante) capaz una vez más de abordar de forma personal y comprometida repertorios nuevos y poco explorados, y de poner la guinda a una propuesta tan interesante como justificada.

RAFAEL FERNÁNDEZ DE LARRINOA

essay writing servicepay for essaybuy custom essays