Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 127

Audioclasica

14-V-2018 Madurez y esplendor

BARCELONA L’AUDITORI MARIA JOAO PIRES, piano. ORQUESTA DE PARÍS. DANIEL HARDING, director. Obras de L. van Beethoven y J. Brahms. Aforo: 2.203 Asistencia: 99% Cuando se concitan sobre un escenario una solista de campanillas y una orquesta de sonido suntuoso dirigida por una batuta excepcional, el resultado solo puede ser memorable, y tal sucedió en esta velada del Auditori. Escribir sobre Maria Joao Pires sin recurrir al catálogo de los adjetivos hiperbólicos es ya totalmente imposible. Permítaseme que prescinda aquí de todos ellos y los dé por consabidos, para centrarme en un detalle de su pianismo actual, el de su…

© Antoni Bofill

© Antoni Bofill

BARCELONA

L’AUDITORI

MARIA JOAO PIRES, piano. ORQUESTA DE PARÍS. DANIEL HARDING, director.

Obras de L. van Beethoven y J. Brahms.

Aforo: 2.203 Asistencia: 99%

Cuando se concitan sobre un escenario una solista de campanillas y una orquesta de sonido suntuoso dirigida por una batuta excepcional, el resultado solo puede ser memorable, y tal sucedió en esta velada del Auditori.

Escribir sobre Maria Joao Pires sin recurrir al catálogo de los adjetivos hiperbólicos es ya totalmente imposible. Permítaseme que prescinda aquí de todos ellos y los dé por consabidos, para centrarme en un detalle de su pianismo actual, el de su indiscutible madurez. Pires, como sucede con muchos grandes virtuosos del instrumento cuando alcanzan una determinada edad, parece haber superado cualquier tentación efectista y centra su interpretación en la profundidad de la partitura y en algunos detalles intimistas que va espigando de aquí y allá. Y así procedió con el Concierto para piano y orquesta n. 3 en Do menor op. 37 de Beethoven, sobre todo en un segundo movimiento, el Largo, del que ofreció un interpretación soberbia. Es un lujo, sin lugar a dudas, cada vez que la pianista lisboeta visita estos escenarios barceloneses donde se le profesa auténtica veneración.

Y otro lujo del mismo nivel es haberla escuchado en compañía de la Orquesta de París, una formación de sonido ampuloso y equilibradísimo, fundamentada en una sección de cuerda excepcional y plagada de solistas magníficos en todos los primeros atriles, sin ninguna excepción. El conjunto vino esta vez bajo dirección de su titular Daniel Harding, una de las batutas más prestigiosas de su generación, cuyas últimas visitas con la Orquesta de la Radio Sueca solo pueden recordarse como antológicas. Pues bien, en esta ocasión y de su mano tuvo el público barcelonés la ocasión de disfrutar de una Sinfonía n. 3 en Fa mayor op. 90 de Brahms que resonará por mucho tiempo en sus oídos. La obra, quintaesencia del romanticismo tardío, fue servida de manera magistral, destacando especialmente su primer movimiento, intenso y arrebatado, y el tercero, paradigma del melodismo romántico. La propina con el Nimrod de Elgar fue igualmente digna de una orquesta extraordinaria y de una batuta inteligente y de rica paleta. Una gran noche.

Javier Velaza

essay writing servicepay for essaybuy custom essays