Warning: filemtime(): stat failed for https://www.audioclasica.com/wp-content/themes/report/css/main.scss.php in /home/audiocla/public_html/wp-content/themes/report/functions/wp-sass/wp-sass.php on line 127

Audioclasica

05-VI-2018 Orfeo, maduro y feliz

BARCELONA PALAU DE LA MÚSICA CATALANA PHILIPPE JAROUSKY, Orfeo. CHANTAL SANTON, Euridice. EMÖKE BARATH, Amor. COR DE CAMBRA DEL PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. I BAROCCHISTI. ANDREA MARCHIOL, director. C. W. Gluck:Orfeo ed Euridice. Aforo: 2.049 Asistencia: 90% El de Orfeo no solo es uno de los mitos más vitales desde la antigüedad clásica hasta nuestros días, sino que es fundador del propio género operístico: baste recordar que durante el primer los primeros veinte años de historia de la ópera se sucedieron títulos como la Euridice de Jacopo Peri (1600), la de Giulio Caccini (1602), La favola d’Orfeo de Claudio…

© Antoni Bofill

© Antoni Bofill

BARCELONA

PALAU DE LA MÚSICA CATALANA

PHILIPPE JAROUSKY, Orfeo. CHANTAL SANTON, Euridice. EMÖKE BARATH, Amor. COR DE CAMBRA DEL PALAU DE LA MÚSICA CATALANA. I BAROCCHISTI. ANDREA MARCHIOL, director.

C. W. Gluck:Orfeo ed Euridice.

Aforo: 2.049 Asistencia: 90%

El de Orfeo no solo es uno de los mitos más vitales desde la antigüedad clásica hasta nuestros días, sino que es fundador del propio género operístico: baste recordar que durante el primer los primeros veinte años de historia de la ópera se sucedieron títulos como la Euridice de Jacopo Peri (1600), la de Giulio Caccini (1602), La favola d’Orfeo de Claudio Monteverdi (1607) y La morte d’Orfeo, de Stefano Landi (1619), dicho sea sin ánimo de exhaustividad, y todo el siglo XVII y la primera mitad del XVIII continuó visitando con asiduidad un tema que valía tanto para los salones como para las fiestas públicas. Contra la apretada legión de Orfeos barrocos, construidos generalmente sobre la base de la pirotecnica vocal y las agilidades de todo tipo, Gluck propondrá un nuevo paradigma de concepto clásico, en el que buscará por sobre todo el equilibrio, la nobleza y la expresividad. Y esa propuesta es la que han comprendido y hecho suya a la perfección todos los intérepretes de esta Orfeo ed Euridice que anda por los teatros de Europa, que ha recalado ahora en el Palau y que tiene ya una plasmación fonográfica que apunta a ser una referencia inevitable para el futuro.

El éxito de la velada, desde luego, ha de reconocerse como plural, porque todos los integrantes del espectáculo cumplieron con alta nota con sus respectivas partes. Así, el conjunto instrumental de I Barocchisti produjo un sonido compacto entre todas las secciones, brillante, compensado en los tempos, bajo dirección esta vez de un animoso Andrea Marchiol, ayudante del titular Diego Fasolis. En la parte vocal, la prestación del Cor de Cambra fue excelente, y también lo fue la de las dos sopranos coprimarias, la francesa Chantal Santon y la húngara Emöke Barath –de precioso timbre y muy notoria técnica, por cierto–. Pero el protagonista principal del libreto de Calzabigi para esta versión original vienesa es el Orfeo que encarnó Philippe Jaroussky, y el contratenor francés bordó el papel: alejado de cualquier concesión a las florituras, incidió en el perfil más noble del personaje y lo puso sobre el escenario con una voz en perfecta madurez y una personalidad escénica contenida y elegantísima. El Che farò senza Euridice? representó el culmen de una interpretación que no puede más que calificarse de excelsa. Y el lieto fine que la circunstancias de su estreno impusieron a la obra de Gluck fue también el final de feliz de una estupenda noche de música.

Javier Velaza

essay writing servicepay for essaybuy custom essays