Audioclasica

12-VI-2019 Bach in excelsis

BARCELONA Palau de la Música Catalana. Palau Bach. Temporada 2018-2019. COLLEGIUM VOCALE GHENT. DOROTHEE MIELDS, HANA BLAŽIKOVÁ, sopranos. ALEX POTTER, contratenor. THOMAS HOBBS, tenor. KREŠIMIR STRAŽANAC, bajo. PHILIPPE HERREWEGHE, director. J.S. Bach: Misa en Si menor BWV 232 Aforo: 2000 Asistencia: 90% Otro “Palau Bach” que se nos marcha… Y, en esta temporada, con la nueva visita de una presencia habitual, cuya asiduidad en el ciclo, lejos de la impresión de dejà entendu, es siempre bienvenida, y otra soberbia lección: la Misa en si menor, en manos del Collegium Vocale Ghent y de Philippe Herreweghe. Impetuoso en la actitud, con…

© A. Bofill

BARCELONA

Palau de la Música Catalana. Palau Bach. Temporada 2018-2019.

COLLEGIUM VOCALE GHENT. DOROTHEE MIELDS, HANA BLAŽIKOVÁ, sopranos. ALEX POTTER, contratenor. THOMAS HOBBS, tenor. KREŠIMIR STRAŽANAC, bajo. PHILIPPE HERREWEGHE, director.

J.S. Bach: Misa en Si menor BWV 232

Aforo: 2000 Asistencia: 90%

Otro “Palau Bach” que se nos marcha… Y, en esta temporada, con la nueva visita de una presencia habitual, cuya asiduidad en el ciclo, lejos de la impresión de dejà entendu, es siempre bienvenida, y otra soberbia lección: la Misa en si menor, en manos del Collegium Vocale Ghent y de Philippe Herreweghe.

Impetuoso en la actitud, con un despliegue de energía adicional (dada una lesión, anunciada, en el hombre derecho) que no perjudicó una precisión casi perfecta en los cierres de gesto, el director belga optó por unos efectivos discretos en número: apenas diez instrumentistas de cuerda, un continuo reducido (órgano positivo, violone y violonchelo, con la adición del fagot en los números con bajo solista) y un coro de dieciocho miembros, del que participaban también las voces principales; reconocimiento para todos ellos, con mención especial para el primer oboe y el corno da caccia – magnífico en el “Quoniam tu solus sanctus”– y, en el elenco vocal, para el timbre acusado de Alex Potter, el dominio del fiato de Dorothee Mields y la claridad de dicción de Krešimir Stražanac.

Todos ellos fueron protagonistas individuales de una versión de conjunto reveladora, desde el impecable empaste del “Kyrie I” a la expansiva emotividad del “Dona nobis pacem” conclusivo, que arrancó aplausos tan clamorosos como precipitados para corroborar la interpretación. Habríamos casi de repasar número a número para dar mínima cuenta de una versión subyugante: citemos al menos, la transparencia contrapuntística de los fugati del “Gloria”, el exultante pulso rítmico de su “Cum Sancto Spiritu”, el contraste entre el dramatismo dinámico y de acento del “Crucifixus” y la vitalidad de “Et resurrexit” o, por acabar, la prodigiosa exactitud del “Sanctus-Osanna”, con inteligentes imitaciones cruzadas –cambio de disposición coral incluido– de su “Pleni sunt”. “Papá Bach” no podría anhelar mejores servidores…

Germán Gan Quesada

essay writing servicepay for essaybuy custom essays