Audioclasica

L’UNIVERSO SULLA PELLE

ÈLIA CASANOVA, soprano. ADRIANA MAYER, mezzosoprano. DANIEL BERNAZA, cornetto y flauta. JESÚS SÁNCHEZ, guitarra barroca. RAMIRO MORALES, archilaúd. FERNANDO SERRANO, tiorba. LAURA SALINAS, viola da gamba. Sonido: ****/Valoración: **** Universum Records, 2018 L’universo sulla pelle es algo más que un disco; más que el debut discográfico en solitario de la soprano valenciana Èlia Casanova (1984). Su contenido rebosa el continente y rebasa las fronteras entre géneros artísticos y temporales. Además, tratándose de arias, madrigales y cantatas del primer barroco italiano, tiene la virtud de superar el paradigma que postula que la música se debe al verso para hacerla carne. Casanova…

ÈLIA CASANOVA, soprano. ADRIANA MAYER, mezzosoprano. DANIEL BERNAZA, cornetto y flauta. JESÚS SÁNCHEZ, guitarra barroca. RAMIRO MORALES, archilaúd. FERNANDO SERRANO, tiorba. LAURA SALINAS, viola da gamba.

Sonido: ****/Valoración: ****

Universum Records, 2018

L’universo sulla pelle es algo más que un disco; más que el debut discográfico en solitario de la soprano valenciana Èlia Casanova (1984). Su contenido rebosa el continente y rebasa las fronteras entre géneros artísticos y temporales. Además, tratándose de arias, madrigales y cantatas del primer barroco italiano, tiene la virtud de superar el paradigma que postula que la música se debe al verso para hacerla carne.

Casanova parte de una selección de piezas de autores más o menos célebres. Entre los primeros, Kapsberger, Frescobaldi, Landi y Ferrari. Entre los segundos, Da Gagliano, Sances y Colonna. Pero si un nombre descuella es el de la veneciana Barbara Strozzi, cuya música sobrepasa, en opinión de la cantante, a la del mismísimo Monteverdi. Así, con una decena de títulos, una voz luminosa y cierta teatralidad, la soprano compone una reflexión sobre el amor. Un programa, como indica en el original póster que hace las veces de carpetilla, que habla de los más variados amores, de la ausencia de éstos o de la memoria del cuerpo amado.

Un cuerpo, además, embadurnado de azul. Un pigmento que podría ser el lapislázuli preparado por un pintor barroco en su taller, pero que deliberadamente rememora las antropometrías de Yves Klein, en un salto sin red de unos trescientos años. Porque ese líquido, que resbala y roza dos cuerpos que se acarician y se abrazan, es uno de sus monocromos.[1] Dos cuerpos, en definitiva, esculpidos como Bernini esculpió el Plutón que aprieta a Proserpina, o a la beata Albertoni y a Santa Teresa mientras se debaten entre el gozo o el dolor. Ellos podrían emitir los versos “Voglio, voglio morire” de L’amante segreto, de Strozzi, o “Amor… sommergemi, confondemi” de A che più l’arco tendere, de Landini. La clave es una cita grabada en el estuche del disco, extraída de una carta que Frida Kahlo dirigió a Diego Rivera: “Te amo más que a mi propia piel”.

No obstante, aquí no hay tremendismo ni tenebrismo. Sólo, sensibilidad, ternura y, en más de una ocasión, languidez. La solista cuida la pronunciación, los ornamentos y la expresión de los afectos. En los ensayos se convierte en un cuerpo cantante que suena y dirige a un ensemble que la sigue con fruición: La Tendresa, formado por ella misma en 2015. Así, encontramos unos llamativos cromatismos en Torni al lido il nocchiero o unos bajos bien definidos en Chi nel regno almo d’Amore; ora un aire popular y danzante (Soccorretemi, per pietà), ora un lamento en el que le da la vez la mezzosoprano Andriana Mayer (Parto, o bella) o las cuerdas (A che più l’arco tendere).

Con estos mimbres y la emoción que desprende el trabajo bien hecho sólo queda esperar a que Èlia Casanova se embarque en otro proyecto. Su seguridad y solvencia son apabullantes. No es de extrañar que declare que le gusta mirar a los ojos del  público cuando lo tiene delante.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI

[1] El 4 de noviembre de 2017 se estrenó en España la Symphonie Monotone-Silence (1960), de Yves Kleinen, el marco del festival Nits d’Aielo i Art, dirigido por Llorenç Barber y Motserrat Palacios, en el Centre del Carme Cultura Contemporània de València. En el mismo lugar, un año después (24 noviembre de 2018), fue presentada en concierto esta grabación.

essay writing servicepay for essaybuy custom essays